Gil Parrondo, el gran mago de lo efímero

Sobre estas lineas, con sus dos Oscars. A la derecha, en su juventud./
Sobre estas lineas, con sus dos Oscars. A la derecha, en su juventud.

Una exposición mostrará objetos nunca antes vistos del luarqués, el único español ganador de dos Oscars | La muestra podrá verse gratuitamente del 6 de marzo al 21 de abril en la iglesia de la Laboral e incluye tres proyecciones sobre el director de arte

AZAHARA VILLACORTA

Gil Parrondo (Luarca, 1921-Madrid, 2016) «trabajaba por la mañana, por la tarde y por la noche, continuamente estaba diseñando algo, pero jamás perdonaba el gin-tonic de las siete de la tarde. Eso era sagrado», recuerda con una sonrisa Óscar Sempere, quien durante años fue su mano derecha y que comisaría junto con una de las hijas del desaparecido maestro de cine asturiano, Ima Parrondo, una muestra que podrá disfrutarse de forma gratuita del 6 de marzo al 21 de abril en la iglesia de la Laboral. «La mayor exposición dedicada a un director de arte en este país». Un homenaje que seguramente rechazaría sin falsa modestia el único español ganador de dos Oscars, que prefería la sencillez de la palabra 'decorador' a otras que se utilizan para definir su profesión. Porque a Gil Parrondo, tan humilde como grande y trabajador infatigable desde los años 30, términos como 'director artístico', 'diseñador de producción' o 'escenógrafo' le parecían demasiado rimbombantes.

El propio Gil Parrondo y Óscar Sempere empezaron a gestar la idea como una forma de acercar al público a un oficio «todavía muy desconocido» y reivindicarlo. Pero la muerte llegó a visitarlo y su amigo y colaborador durante un cuarto de siglo continuó adelante con un proyecto que se ha convertido en un tributo a quien participó en más de 230 películas. «Un hombre discreto, pero parlanchín, al que le encantaba contar historias y que siempre dejaba huella». Un grande del arte de imaginar y crear espacios que trascendieron lo propiamente cinematográfico para conformar arquetipos paisajísticos universales.

«Y, por eso, esta muestra se llama 'La magia de lo efímero'. Porque a lo que nos dedicamos es a diseñar arquitecturas que la mayor parte de las veces se destruyen una vez concluida la película y que solo permanecen en el celuloide». Una disciplina en la que este madrileño nacido en Asturias (se fue a la capital con ocho años) y asturiano mecido en el mismísimo centro de Hollywood despuntó como nadie antes, lo que le valió dos estatuillas de la Academia estadounidense por su trabajo en 'Patton' (1969) y en 'Nicolás y Alejandra' (1971), ambas dirigidas por Franklin J. Schaffner, pero que también atesoró otra nominación a este galardón -por 'Viajes con mi tía' (1972), de George Cukor- y Goyas por sus escenografías en 'Canción de cuna' (1994), 'You're the one' (2000), 'Tiovivo c. 1950' (2004) y 'Ninette' (2005), todas dirigidas por otro astur-madrileño: José Luis Garci.

Algunas de las estatuillas estarán en la muestra -que presenta Laboral Cinemateca auspiciada por el Gobierno del Principado y coproducida por Ardentia Producciones con el apoyo de la Filmoteca Española, la Filmoteca de Catalunya, el ICAA y la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas- junto a su mesa de trabajo, además de piezas y materiales que nunca habían podido verse. «Bocetos maravillosos», dibujos, planos constructivos, 170 fotografías, cuadernos de viaje y fotogramas -acompañados por páginas manuscritas de sus diarios personales, prensa de la época, pinturas o contratos- que sintetizan la particular concepción de la dirección artística cinematográfica de quien los suyos recuerdan como vital, cercano y siempre con un lápiz y un papel en la mano. «De la correspondencia que mantuvo con la Academia de Hollywood a propósito de 'Doctor Zhivago' a los dibujos que le mandó Orson Welles para 'Mister Arkadin'», cuenta Sempere, que narrará de forma didáctica «un proceso vivo: el que transcurre desde que se dibuja el boceto hasta que se plasma en un rodaje». Y lo hará ayudado, además, por tres proyecciones, en las que el luarqués aparece creando y hablando de su impresionante creación.

Responsable también de decorados tan impresionantes como los de 'Lawrence de Arabia' o 'Espartaco' y con cintas a las órdenes de directores como Stanley Kubrick o Anthony Mann, con actores de la talla de John Huston, Ava Gardner y Charlton Heston, esta será «una oportunidad única para descubrir a fondo cómo trabajó» Gil Parrondo y Rico-Villademoros. «Una exposición para la gente a la que le gusta el cine en particular y el mundo del arte y la cultura en general» y para recordar al mejor director artístico de la historia del cine nacional, sinónimo de los mejores tiempos del internacional y testimonio de los últimos 75 años del séptimo arte que atribuía su éxito a «la buena suerte y algo de trabajo».

Más