«Hace poco no imaginábamos poder llevar una sala de cine en el bolsillo»

Pablo de María, ayer en Oviedo /  PABLO LORENZANA
Pablo de María, ayer en Oviedo / PABLO LORENZANA

El festival inicia su quinta edición este viernes con una programación que mezcla disciplinas en un momento de profundos cambios en el séptimo arte Pablo de María Director de la Semana del Audiovisual Contemporáneo de Oviedo

KAY LEVIN GIJÓN.

Este viernes comienza la V edición de la Semana del Audiovisual Contemporáneo de Oviedo (SACO), una cita que recuperará «el sonido perdido del cine», según comenta su director, Pablo de María (Oviedo, 1975), con un programa que va desde las vanguardias del género a la mezcla de disciplinas artísticas, y hasta la proyección tradicional en 16 milímetros. Un festival en el que se podrán ver desde obras de Kubrick a un documental sobre Camarón, de clásicos estadounidenses a cine iraní y, como siempre, producciones nacionales.

-Llega la quinta edición de SACO, ¿qué tiene esta cita para seguir atrayendo la atención de los espectadores?

-Una de las diferencias principales con otros festivales es que en SACO no hay secciones competitivas ni jurado, es solo una muestra. En esencia, lo que nos gusta es proponer diferentes espectáculos y actividades relacionadas con el mundo audiovisual sin quedarse solo en eso. Una parte de la programación es la proyección de filmes, y otra son talleres, cursos, exposiciones, charlas y demás que trascienden la simple proyección. La sección LaMesta, por ejemplo, mezcla el audiovisual con otros añadidos, como la interpretación en directo de la banda sonora de 'El mago de Oz' por Oviedo Filarmonía y la música en clave contemporánea que compondrá Cabinet Quartet para 'El gabinete del Doctor Caligari'. Asimismo, se instalarán en el Museo de Bellas Artes seis piezas de sonido que imaginan cómo sonarían distintos cuadros.

-De los 70 filmes que se podrán ver en las distintas secciones, ¿qué destacaría en esta edición?

-La obra de Kubrick, '2001: una odisea en el espacio', es una de las destacadas. A su vez, tendremos un curso de cine de ciencia ficción en la Biblioteca de Asturias, en el que abordaremos este género clave en la historia del cine como metáfora utilizada para hablar de la sociedad contemporánea en unos tiempos en los que denunciar ciertas situaciones era complicado. También destacaría la sección ReCortos, en la que los espectadores podrán encontrar pequeñas joyas que han pasado por Cannes o Berlín y no se han visto ni en cines ni en plataformas digitales. Merece la pena que sean descubiertas, y es un ejemplo de nuestra labor: ofrecer un cine diferente. Por otra parte, en la Escuela Municipal de Música tenemos una programación de cine ligada al ámbito de la experimentación, con un estilo artístico, poético y romántico que se proyectará en formato original en 16 milímetros. Es una colección de bobinas que se montarán en el proyector y evocarán de nuevo ese sonido que hemos perdido en los cines.

- También hay una actividad de realidad virtual, ¿qué puede encontrar ahí el visitante?

-En el Ridea tendremos dispositivos de inmersión en realidad virtual. El cine siempre ha intentado conseguir la inmersión total, con proyecciones 3D y demás, pero nunca lo ha conseguido plenamente. Aquí podremos ver varias pelis de unos minutos en las que los espectadores se verán transportados a universos oníricos que hipnotizan. Es verdaderamente asombroso.

- ¿Está cambiando mucho el cine con las nuevas tecnologías y plataformas digitales?

-El cine está cambiando, sí, pero es que comparado con otras artes es relativamente joven. Vivimos una época de transformación tecnológica rapidísima, hace unos años no podríamos imaginar que llevaríamos en el bolsillo una sala de cine o una cámara. En SACO tendremos de todo, de cada extremo, desde el más vanguardista a la proyección tradicional en 16 milímetros. Hoy en día están cambiando los modelos de producción y exhibición, con el fenómeno Netflix en el centro de la polémica. Y es un momento que va a continuar, si el cine no cambiara sería horrible. En mi opinión somos testigos de un momento fantástico del cine.

-¿Qué le gustaría añadir al festival en el futuro?

-Me gustaría profundizar en esta mezcla, con nuevas propuestas que combinan el audiovisual con otros ámbitos. Queremos hacer más actividades con artistas asturianos. Y reforzar la línea para el público joven, desarrollando programas de formación audiovisual en colaboración con los centros educativos.