"El cuarto reino", de cortometraje nominado a los Goya a largometraje

El documental está inspirado en el barrio de Williamsburg, en Nueva York. En este barrio y hace más de una década, una monja española llamada Ana Martínez de Luco decidió ayudar a los más necesitados creando un espacio en el cual ellos podían intercambiar botellas, latas y plásticos por dólares. Este proyecto fue bautizado como "Sure we can", pero las personas que estuvieron ahí lo renombraron como "El cuarto reino" o "El centro de redención".