La Escuela de Arte Dramático se queda un curso más sin Dirección de Escena

El Principado se había comprometido a recuperar la especialidad, pero finalmente solo se impartirá Interpretación

M. F. ANTUÑAGIJÓN.

Hace ahora diez años, la Escuela Superior de Arte Dramático de Asturias perdió la especialidad de Dirección de Escena. Durante tres cursos más, quienes habían iniciado su formación tuvieron oportunidad de concluirla y lograr sus títulos, pero en adelante el centro superior con sede en Laboral Ciudad de la Cultural se dedicó a impartir en exclusiva Interpretación. Desde entonces y hasta ahora, la batalla por conseguir que se vuelva a ofrecer no ha parado. Joaquín Amores, actual director, había logrado el compromiso del Gobierno del Principado para que en este curso 2019-2020 volviera a sus aulas, pero las pruebas de acceso ya no pudieron ser convocadas y el inicio de curso será de nuevo con un único título. El argumento de la marcha atrás del entonces titular de Educación y Cultura, Genaro Alonso, fueron razones económicas. Pero, a decir de Joaquín Amores, carece por completo de solidez, puesto que el proyecto para recuperar la especialidad se hizo a coste cero para el primer curso. Y todo el trabajo curricular y planes de estudio se había hecho ya en el centro. «Teníamos todo el diseño curricular listo y no había ningún coste, porque no era necesario ningún profesor más», anota Joaquín Amores, que asumió la dirección del centro hace cuatro años tras la jubilación de Eladio de Pablo.

No se esconde el malestar en la escuela, que funciona como centro superior desde el año 2002. El germen de este espacio fue el Instituto del Teatro y las Artes Escénicas, que comenzó su andadura en 1985 en la calle de la Trinidad. El siguiente destino de las enseñanzas de Arte Dramático fue ya Cabueñes, primero en el Intra y después en las instalaciones actuales. Cada curso, tras pasar unas pruebas previas de selección, se incorporan 24 alumnos. Durante los años en los que se impartió Dirección de Escena fueron 12 más. La cifra global de alumnos supera el centenar.

Todos ellos salen con una formacíon superior que desde el curso 2009/2010 cumple los requisitos de Bolonia, de modo que los estudiantes tienen que superar 240 créditos para poder acceder a su título. Pero, quede claro, el centro no depende de la Universidad de Oviedo, sino de la Consejería de Educación. Forma parte la ESAD de una red integrada por algo más de una docena de escuelas en todo el país. La de Gijón es pequeña pero cuenta con una formación de calidad y unas instalaciones absolutamente envidiables, que han visitado artistas tan importantes como Nùria Espert, que recibió emocionada el homenaje que le regalaron sus alumnos cuando hace un par de años acudió a recoger el Premio Princesa de Asturias. Además de formar actores, trata de acercarse a la sociedad a través de diferentes muestras de su trabajo en el Teatro Alejandro Casona del propio centro y de los talleres fin de carrera que cada año protagonizan las sucesivas promociones y que llevan su arte por diferentes localidades de Asturias. El fallecido Arturo Fernández o Emilio Gutiérrez Caba han ofrecido igualmente lecciones magistrales a los estudiantes.