Evaristo Valle, cronista de su tiempo en EL COMERCIO

Por la izquierda, José Ramón García, Gretel Piquer y Marcelino Gutiérrez, director de EL COMERCIO. / FOTOS: ARNALDO GARCÍA
Por la izquierda, José Ramón García, Gretel Piquer y Marcelino Gutiérrez, director de EL COMERCIO. / FOTOS: ARNALDO GARCÍA

El museo del pintor gijonés presentó la muestra y el libro que recogen las colaboraciones del artista en este diario. Se conmemora con ellos su 140 aniversario

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA GIJÓN.

«Hay dos maneras de cercenar la personalidad de Evaristo Valle. Una de ellas consiste en reducir su talento a la sola condición de caricaturista; la otra, en ignorar la importancia que en su quehacer como pintor tuvo su innata capacidad para fijar una fisonomía, determinar un carácter o definir una actitud con el solo auxilio de unos cuantos trazos expresivos, definitivos y cargados de movimiento». Son palabras del recordado director de EL COMERCIO Francisco Carantoña en un texto de 1984 recogido en el volumen 'Evaristo Valle, corresponsal y redactor gráfico', que ayer se presentó junto a la exposición de idéntico título en la sede de la Fundación que lleva el nombre del artista con el auspicio del Ayuntamiento de Gijón y del Aula de Cultura de este diario.

La iniciativa, enmarcada en la conmemoración del 140 aniversario del periódico, recupera sendos trabajos de Valle que vieron la luz en las páginas de EL COMERCIO entre 1927 y 1929. El primero, una serie de caricaturas de personajes vinculados a la historia del rotativo, realizadas al hilo del cincuentenario de su fundación; y, junto a él, las crónicas de un imaginario viaje a Egipto -que también beben en el trazo vitriólico de la caricatura- dirigidas a sus compañeros de la tertulia 'La Selva', definida, por uno de ellos, el poeta José Moreno Villa, como «la aristocracia genuina del tiempo presente» de la ciudad.

En ambas colaboraciones, el pintor y escritor gijonés se nos muestra como alguien que «siempre estuvo inmerso en la sociedad de su época» y supo traducir esa inquietud vital en su arte «con toda su gracia e ironía», manifestó el presidente del patronato de la Fundación, José Ramón García, durante el acto celebrado en la Quinta de Valle, que contó con la participación de la coordinadora del volumen, Gretel Piquer, y del director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez. Un acto al que también asistieron artistas, galeristas y personalidades de distintas instituciones gijonesas, además del director general de este periódico, Goyo Ezama; su antecesor en el cargo, Julio Maese; Ángel M. González, director adjunto; sus jefes de Edición, María de Álvaro y Carlos Prieto, o José Antonio Rodríguez Canal, exdirector adjunto.

La historiadora y experta en la obra de Valle vinculó el contenido de los trabajos que ahora se rescatan con dos generaciones que contribuyeron, cada una en su tiempo y desde perspectivas diversas, al progreso de la ciudad. Así, la serie de 21 caricaturas publicadas en 1927 como preludio a la conmemoración del medio siglo de EL COMERCIO aparece encabezada por cuatro de los fundadores de la cabecera, los industriales Óscar Olavarría, Anselmo Cifuentes, Florencio Valdés y Calixto Alvargonzález, representantes de una burguesía liberal e ilustrada, «a los que unen los ideales republicanos y de progreso industrial de Gijón», explicó Piquer. En el mismo número, se publica la caricatura del pedagogo Ernesto Winter (incluida ahora en la serie), considerado por la historiadora «un lazo de contacto» entre aquella generación ligada a los principios de la Institución Libre de Enseñanza con la que se reúne en la tertulia de 'La Selva', en la que, además de Valle, Winter y Moreno Villa, participan Gerardo Diego, Nicanor Piñole o Ignacio Lavilla.

La exposición que puede verse en el Palacio de la Fundación Evaristo Valle recopila dieciséis originales de esa serie de caricaturas que pertenecieron a la colección de Alfredo García García 'Adeflor' (director de este diario entre 1920 y 1954), además del ejemplar donde aparecieron publicadas y un conjunto de manuscritos, fotografías y documentos que las sitúan en el contexto personal del artista y de la época en que fueron realizadas, los mismos en los que se sitúan las 'Cartas a La Selva'.

El director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez, elogió el «extraordinario trabajo de la Fundación Evaristo Valle» en la recuperación de estas obras del artista y en «los muchos años dedicados al estudio y conservación de un patrimonio que es de Gijón, de toda Asturias y del mundo del arte». Gutiérrez destacó el significado especial de esta exposición y de la publicación del libro «en la historia del periódico en su 140 aniversario» y manifestó que colaboraciones de artistas e intelectuales como Valle en sus páginas «son un reflejo del compromiso con el arte y la cultura que forman parte de las señas de identidad de EL COMERCIO, un compromiso que queremos seguir manteniendo en el futuro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos