La factoría teatral

La factoría teatral

M. F. ANTUÑA

El año pasado fue el cine; este, el teatro y todo lo demás. Porque la fábrica de armas de La Vega se transforma en cuartel general de la Semana de los Premios Princesa de Asturias. Y la escena tendrá un espacio particularmente emotivo y hermoso. No solo será allí donde se podrá ver el estreno en España de 'Why?', el último montaje que lleva el sello del gran Peter Brook, galardonado de las Artes, que se representará el 12 y 13 de octubre: también habrá otro espectáculo muy especial que estos días ultiman casi cuarenta estudiantes y profesores de Arte Dramático de toda España. Durará entre media hora y cuarenta minutos y sin recrear lo hecho por el británico a lo largo de su vida -él ha pedido expresamente que así sea- se presentará esa forma de hacer teatro desde la esencia y despojado de todo artificio que ha convertido a Brook en un auténtico referente universal.

«Este es un proyecto que nosotros presentamos a la Fundación Princesa nada más conocer el Premio. Como ya habíamos participado cuando se le dio el galardón a Nuria Espert, planteamos que esta vez también podíamos colaborar», explica Joaquín Amores, director de la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD) de Gijón. La respuesta fue positiva y el siguiente paso fue conectar con el resto de escuelas del país: son trece más. Y también dieron un sí rotundo por respuesta. Aunque finalmente no todas ellas podrán participar de la función de forma activa y serán una decena las que colaboren, sí habrá un alumno, profesor o director de todas ellas presente en Oviedo durante el acto en el que, salvo que la salud no se lo permita -tiene 94 años-, estará en primera fila Peter Brook. «Está dividido en tres apartados. Por una parte el teatro gestual. Por otra, el musical y, por último, el de texto, del que nos encargamos nosotros». Hay grupos de WhatsApp ardiendo y se ha trabajando mediante videoconferencia para que la distancia no sea un problema y se haya podido ir organizando un montaje en el que la voz cantante la lleva Gijón, que se encargará también de realizar las transiciones de las tres partes.

Ocho estudiantes

En Gijón, Paco Pardo y Carmen Sandoval trabajan en esa parte final de la representación con ocho alumnos, cuatro chicos y cuatro chicas. Son estudiantes de segundo, tercero y cuarto y las dos mejores notas de la última promoción quienes tendrán la oportunidad de actuar ante tan selecto público. «Los profesores han estado ya trabajando en julio y agosto a partir de pequeños textos de Lorca, Valle y otros autores, con los que contamos lo que Peter Brook nos enseñó, el espacio vacío, la puerta abierta, esa capacidad de hacer maravillas con la máxima simplicidad», anota Amores.

Ya queda algo menos de un mes para salir al escenario de la fábrica de armas y cada uno en su sitio está a lo suyo, a la espera de que tres días antes todos los participantes, algo menos de cuarenta personas, se den cita en las instalaciones de la ESAD en la Laboral para los ensayos finales. Aún no hay ni título ni duración definitiva, pero sí vocación de contar a Peter Brook con gesto, música y palabra.