«Tengo una forma de vida nómada y caótica»

Irene Menéndez Palomino se mueve en todos los oficios del sector del sector audiovisual y ha creado una productora en Gijón. / E. C.
Irene Menéndez Palomino se mueve en todos los oficios del sector del sector audiovisual y ha creado una productora en Gijón. / E. C.

Actriz, guionista y directora, fundó en Nueva York la productora audiovisual Be True y en Gijón Frame Rate

M. F. ANTUÑA

Ha hecho de la pasión profesión esta actriz, guionista y productora que vive a caballo entre EE UU y Europa, con casa en Nueva York y productoras en Manhattan y en Gijón. Irene Menéndez Palomino (Gijón, 1990) comenzó su andadura profesional con Factoría Norte cuando aún era una adolescente, se fue a Madrid, comenzó a trabajar en proyectos audiovisuales, a hacer pequeños papeles en cine y en 2012 voló a Nueva York para formarse en el estudio de John Strasberg. Allí conoció a su pareja, Jeff El-Eini, y juntos fundaron Be True Productions, una productora de cine independiente. Y hace año y medio abrieron una nueva productora en Gijón llamada Frame Rate. «Estamos intentado darle mas autonomía y poder producir en Asturias, pero vamos muy poco a poco», anota esta emprendedora que junto a su chico escribe, produce, actúa y supervisa la postproducción de sus proyectos.

«Nuestro primer proyecto de ficción, 'Marceline Blurr' (2015), dirigido por Nadia Mata, se estrenó en la Seminci y afortunadamente tuvo una muy buena acogida en el circuito de festivales nacionales e internacionales. También se proyectó durante el FICX». El segundo, 'The Art Of Saying Goodbye', dirigido por Erika Sanz, se estrenó en la pasada edición del FICX y ganó el premio Laboral Cinemateca». También recibió en mayo en el Acción Film Festival de Avilés el Premio del Jurado de la Sección Asturias. «Esto fue algo muy bonito para mí, porque comencé a trabajar en teatro en esa ciudad y porque el FICX de Gijón y Avilés Acción son los dos festivales principales de Asturias. Haber ganado en ambos me produce una satisfacción muy grande y una emoción enorme».

Lo cierto es que el trabajo creativo se compagina con otros más prosaicos como la producción de anuncios, vídeos corporativos y la dirección de producción para otras empresas. «Nos encantaría vivir solo de la ficción, pero evidentemente tenemos que compensar con otros trabajos que son importantes para mantener las productoras a flote». Y, aunque los rodajes no se hagan en España, la postproducción sí suelen hacerla aquí, de modo que la productora en España se tornaba necesaria. Con esa doble vida que le obliga a estar a caballo entre dos continentes, sigue sobreviviendo en un mundo que no es nada fácil pero sí muy inspirador. «Nuestra forma de vida es muy nómada, ahora estamos escribiendo con una coguionista en París, es una forma de vida caótica que nos podemos permitir porque no tenemos familia», anota la actriz gijonesa, que tiene ya un proyecto de rodaje en Asturias. 'El nuevo mundo' es el título de un corto que ella misma dirigirá y protagonizará y que nace a partir de un suceso que le ocurrió a su abuela en Gijón 1962. Si las cosas salen según lo previsto, se filmará antes de que acabe el año. Trabaja también la productora en un piloto para una serie a nivel internacional basada en sus experiencias. Relata la peripecia de un grupo de cineastas independientes. Y, para concluir, están desarrollando un largo a partir de su primer corto que se grabará en Nueva York.