«El fragmento de vidrio de Veranes permite recuperar la historia de la villa»

Javier Salido observa el fragmento de botella de Veranes. /  C. SANTOS
Javier Salido observa el fragmento de botella de Veranes. / C. SANTOS

Javier Salido ofreció una conferencia en la que destacó la singularidad de la pieza gijonesa

J. L. GONZÁLEZ

Cabe en la palma de una mano, pero condensa en su pequeño tamaño una ingente cantidad de información sobre lo que fue la Villa romana de Veranes. El fragmento de vidrio encontrado en las excavaciones de este espacio, que ayer se presentó al público y que se podrá ver hasta el 19 de mayo en el Museo de las Termas Romanas de Campo Valdés, es una importante fuente de información sobre lo que ocurrió en Gijón 1.600 años atrás. «Este fragmento de vidrio nos permite recuperar la historia de la Villa de Veranes», explica Javier Salido, quien junto a Belén Madariaga ha estudiado esta pieza. Procedente de Puteolana, una región italiana, la presencia en Gijón de esta pieza que cuenta con una inscripción que reza «bebe y vive muchos años, buen hombre» indica que la localidad asturiana «estaba integrada en una red comercial que llegaba de Italia», señala Javier Salido. Además, el hecho de que pudiera ser un regalo al señor de la villa apunta a que este estaba bien relacionado. «Podemos pensar que la relación iba más allá de lo comercial», explica Salido sobre una pieza que esconde mucha historia.