Grabado de renos en celo en un asta

Cueva de La Paloma, Las Regueras. En su reverso presenta a una hembra de reno con cuernas propias de la época de celo y a una cabra. Se interpreta como símbolo del ciclo reproductivo de los animales objeto de caza. Además de la destreza en el dibujo y la capacidad estética de quienes tallaron piezas como esta, cada una de ellas ofrece una rica lectura al investigador, ya que, como afirma el catedrático Miguel Ángel de Blas, «no hay una explicación única para cada pieza, no nos acerca solamente a una parte de la realidad, sino a muchas». El asta «nos habla de que en la cuenca del Nalón hace unos 12.000 años había renos, también del interés por la caza de quienes los representaron y de su preocupación porque ese recurso no se agotase».