«También la imaginación está hecha de memoria»

María Teresa Álvarez. /
María Teresa Álvarez.

María Teresa Álvarez, que mañana presenta 'La indiana', compartió ayer jornada en Avilés con las empresarias y directivas de Asturias

PACHÉ MERAYO AVILÉS.

Mañana, en su Candás natal, presenta su nuevo libro, 'La Indiana', una novela de amor que la devuelve, precisamente, al puerto donde creció de niña. Pero ayer, la escritora y periodista María Teresa Álvarez se reunió con 42 empresarias y directivas de Asturias, para inaugurar con ellas su ciclo de desayunos. Intención: «Dar visibilidad al papel de la mujer en la sociedad. Que quede constancia de que estamos aquí», dice la autora, añadiendo rápidamente: «Si no te das a conocer nunca verás el éxito». Ella ya lo ha sentido. Autora reconocida en el género de la novela histórica con obras como las exitosas 'La comunera de Castilla', 'Catalina de Lancaster' o 'Margarita de Parma', viaja ahora por otros derroteros de la ficción, para concluir al final que «también la imaginación está hecha de memoria». En 'La Indiana', donde traslada al lector a «una oscura noche de 1877», narra una historia de amor, pero no se olvida de los hechos, ni tampoco de los personajes reales. De modo que «se puede decir que otra vez he escrito una novela histórica», bromea.

En realidad nada de lo que ocurre entre Marina (La indiana) y Silverio, que son niños en las primeras páginas, huérfanos tras una jornada de muerte en el Cantábrico, es cierto. Pero «cuando novelas y más cuando viajas en el tiempo no puedes obviar la vida». Por eso 'La Indiana' habla de la dureza del mar y también de los emigrantes que se fueron, de las ilusiones perseguidas y de las penurias encontradas. Y en el fondo de ese escenario, «que rinde tributo a Candás, a sus rincones y a todos mis recuerdos», María Teresa Álvarez no puede obviar su propia experiencia. Admite de hecho que hay mucho de ella en Marina, inteligente y despierta. «Pero también en Silverio. He de decir que 'La Indiana' me ha descubierto cosas de mí que yo misma desconocía».

Una de ellas, que «da mucho más miedo y provoca más vértigo inventar que someterse a la Historia. Al no tener los acontecimientos prescritos para apoyarte en ellos dudas constantemente, pero es mucho más gratificante».

La escritora presentará mañana su nueva novela en la antigua fábrica de Conservas Ortiz, en un acto en el que participará la abogada Cristina Alberdi, el alcalde de Carreño, Ángel Riego, y la bisnieta de un candasín insigne que aparece en sus páginas, Elena Alfageme, descendiente de Bernardo Alfageme.