La periodista bielorrusa Svetlana Alexievich gana el Nobel de Literatura

La escritora bielorrusa Svetlana Alexievich./
La escritora bielorrusa Svetlana Alexievich.

El galardón recae por primera vez en el género del reportaje periodístico

ANTONIO PANIAGUAMadrid

La escritora y periodista bielorrusa Svetlana Alexievich, de 66 años, acaba de ganar el Premio Nobel de Literatura 2015. Su trabajo es toda una crónica descarnada y demoledora de la antigua Unión Soviética y de las secuelas que dejó en sus moradores. El jurado de la Academia Sueca ha querido distinguir el trabajo de una mujer que retrató el sufrimiento de los soviéticos antes de que la URSS se desmembrara. La catástrofe de Chernóbil y la guerra de Afganistán son algunos de los conflictos que ha cubierto esta cronista, de quien la Academia Sueca destaca su obra polifónica, todo un monumento al valor y al sufrimiento de su pueblo.

La crítica considera que Alexievich ha alumbrado un nuevo género, la novela colectiva o 'novela oratorio'. Ella prefiera llamar sus creaciones 'novelas de voces', texto en los que el narrador es el hombre corriente, el que carece de voz, el mismo que se ha llevado su propia historia a la tumba, desde la Revolución hasta Chernóbil y la caída del imperio soviético. En los textos de la galardonada, a caballo entre la literatura y el periodismo, los testimonios de la gente ayudan a lector a acercarse al meollo de los acontecimientos.

En sus libros, traducidos a más de veinte idiomas, Svetlana Alexievich disecciona la dimensión humana de los hechos, que abocan a vea veces a un descenso al infierno.

Nacida en Stanislav, territorio que hoy pertenece a Ucrania, Svetlana Alexievich es hija de un militar soviético, de origen bielorruso. Cuando su padre abandonó el Ejército, la familia se trasladó a Bielorrusia, donde la hoy premio Nobel estudió periodismo en la Universidad de Minsk y trabajó en varios medios de comunicación.

Bibliografía

Su primer libro se titula 'La guerra no tiene rostro de mujer', un documento de la memoria popular, en el que hablan más de 200 mujeres que cuentan cómo tantas jóvenes que soñaban con ser novias se convirtieron en soldados en 1941. Las más 500.000 mujeres que combatieron en las filas soviéticas en la Segunda Guerra Mundial no solo pusieron vendas y condujeron ambulaciones, sino que mataron al enemigo que con una crueldad sin precedentes había atacado su tierra, sus hogares y sus hijos.

Alexievitch invirtió más de cuatro años escribiendo este libro. Para ello visitó más de cien pueblos y ciudades, para recuperar los recuerdos de las veteranas de guerra. Con este libro, que estuvo prohibido durante cinco años hasta que las reformas de Gorbachov permitieron su publicación, Alexievitch se dio a conocer. El estreno de la versión teatral de aquella crónica sin concesiones en el teatro de la Taganka de Moscú, en 1985, representó todo un hito en un régimen poco habituado a las verdades sin medias tintas.

Otros de sus obras son 'Los muchachos de zinc (1989), 'Voces de Chernóbil' y 'Tiempo de segunda mano'. Ha recibido los premios Ryszard-Kapuscinski de Polonia (1996), el Herder de Austria (1999), el Nacional del Círculo de Críticos de Estados Unidos, el Premio Médicis de Ensayo en Francia y el Premio de la Paz de los libreros alemanes (2013), entre otros.

 

Fotos

Vídeos