«Las editoriales solo quieren publicar novela romántica, machista y violenta»

Blanca Álvarez, ayer. Tras ella, Amelia Valcárcel y Ana Taboada, que le presentaron la novela, y la librera Conchita Quirós. /
Blanca Álvarez, ayer. Tras ella, Amelia Valcárcel y Ana Taboada, que le presentaron la novela, y la librera Conchita Quirós.

Presenta 'Las herejes', «la primera novela negra feminista de Europa», según las palabras de su editora

AZAHARA VILLACORTA OVIEDO.

Blanca Álvarez nació en Coaña en un año que prefiere no desvelar. «Y que la gente me juzgue por lo estupenda o no que estoy, porque eso sí: no pienso operarme para retrasar cinco minutos el reloj biológico». Y eso que la escritora y colaboradora de EL COMERCIO no se deja nada en el tintero ni en esta entrevista ni a la hora de escribir y de estar en el mundo. Esta autora de armas tomar presentó ayer 'Las herejes', su última novela, arropada por la filósofa Amelia Valcárcel y la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, «dos mujeres que son las que han abierto camino a muchas otras, dos feministas de pro».

¿Quién es su protagonista?

Es Bárbara, una mujer gorda, fea, horrorosa, amargada, lesbiana y harta de todo. Lo que sucede es que trabaja de espía en un bufete de abogados y la novela empieza cuando cuatro hombres -tres sacerdotes y un obispo- son asesinados de una manera casi ritual, con una paloma dibujada en el pecho.

Porque los crímenes tienen que ver con una herejía...

Sí. Con la primera herejía feminista que tuvo la Iglesia, cuando, en 1300, Guillerma y Maifreda fueron juzgadas por la Inquisición y quemadas. Ellas defendían que el Espíritu Santo, representado por la paloma, era femenino. Y lo que pretendían con esto era integrar a las mujeres con pleno derecho en la Iglesia, algo que todavía no ha ocurrido. Aparte de los follones que hay montados en el Vaticano.

¿Y entonces?

Detrás de todo hay un grupo de mujeres guapas, buena gente, profesionales de éxito, liberadas, con pareja. Es decir: no están ni frustradas ni amargadas ni marginadas. Esas son las feministas. Ese viejo complejo de 'feministorras' o 'lesbianorras', como se decía en la facultad, es un estereotipo. Mentira. Yo todas las feministas que conocí en la facultad estaban buenísimas y todos los tíos se las querían tirar. El problemas es que ellas no querían. En este caso, son mujeres que deciden vengar todo este genocidio silencioso que hay contra las mujeres, ese terrorismo que implican los malos tratos y las violaciones, y deciden tomarse la justicia por su mano.

¿Usted ha sufrido esos tópicos?

Claro, cuando mis primos me dicen: ¿Por qué eres feminista si vives bien, eres culta...? Ya, pero, mientras haya una sola mujer a la que le corten el clítoris o una niña a la que casen con un tío de 60, a la que asesinen, yo tengo la obligación de ser feminista.

El libro posee, entonces, un marcado componente de denuncia.

Es que estamos ante algo terrorífico, en que ser mujer te convierte en una víctima potencial. Y los maltratadores son tipos normales con una cultura que se sigue fomentado, además.

¿Por parte de quién?

De la enseñanza, las editoriales, la música, los anuncios, el cine... Por todas partes. Las editoriales ahora están decididas a publicar solo y exclusivamente nueva novela romántica neomachista, violenta. Los cuentos de toda la vida pero a lo bestia. 'Cincuenta sombras de Grey' es 'Barbazul' y 'Pretty Woman' es 'Cenicienta'. Lo que les venden a las chicas es: si eres sumisa, llegarás a tener un príncipe. Y sumisión implica, como en 'Crepúsculo', que la noche de bodas termine con la tonta que se casa con el vampiro amoratada. ¿Pero qué nos vendéis?

¿A qué lo achaca?

A que el ahogamiento de la cultura interesa al poder. Si tú tienes una ciudadanía de borregos, siempre los podrás manipular.

Dirán que es lo que vende.

Eso es mentira. Eso es como quien dice que 'Sálvame Deluxe' es un programa de éxito porque es lo que la gente quiere. No: es lo que le ponen.

Tampoco la ley contra la violencia de género ha logrado mucho.

La ley no funciona porque es un problema cultural. El problema -y en esto estoy con José Antonio Marina- es que los docentes no se forman porque no les dan medios. Cuando se llega al asesinato de una mujer esa es la cúspide de la pirámide, pero en la base están la educación, la familia, la cultura, la música... ¿Tú has oído alguna canción de reguetón? Eso es violencia. «Perrea, eres mía, yo hago de ti lo que quiero». ¿Pero qué es esto?

En la segunda parte de la trilogía se adentrará en la corrupción.

Es que en Asturias somos muy poco amigos de limpiar los trapos sucios. Yo publiqué hace años un artículo sobre la Caja de Ahorros y me cerraron puertas pero no investigaron nada.

Cada vez hay más corruptos vinculados con la prostitución...

A mí eso de que es una operación mercantil voluntaria según la cual una señora acepta dinero para que la follen no me sirve. Es un objeto. Lo que pasa es que la prostitución se ve bien porque los negocios, en este país, siempre se han hecho con putas de por medio. Ya lo hemos visto con Caunedo.

No tiene usted pelos en la lengua.

Ya estoy muy mayor. Me he comprado la libertad de decir lo que quiero, algo que tiene un precio que no todo qel mundo está dispuesto a pagar.

¿Y qué precio ha pagado?

Pues yo podría tener un puestazo de la hostia en montones de sitios que no tengo, podría tener un marido rico que tuve y que no tengo...

Tiene, en cambio, una hija. ¿Piensa como usted?

Tanto, que es una gran violinista que se marcha a trabajar a Holanda en breve. Yo cada vez que escucho al Gobierno decir que se han creado 300.000 puestos de trabajo la pregunta es: «¿Qué tipo de trabajo, gilipollas? ¿De cuatro horas, de 600 euros o como en el McDonald's?

¿Es optimista de cara al 20-D?

No. Lo que va a pasar es que van a ganar los de Ciudadanos, que son peor que el PP. No los quiero ni regalados, ni harta de whisky. A mí el pijo-facha ese del Rivera es que se me atraganta como una espina en la garganta. Yo votaré a Podemos. Votaría a Izquierda Unida, me cae muy bien Garzón. El problema es que la IU de Asturias es de pena. Tener a 'Rivi' en el Ayuntamiento de Oviedo es como tener al enemigo dentro de casa, un hombre capaz de proponer como asesor de la OSPA a Chus Pedro, que sabe tanto de música como yo de órgano. ¿Es que no hay musicólogos? Alucina.

 

Fotos

Vídeos