Isabel San Sebastián: «Asturias me ha salvado del odio y del destierro»

Isabel Moro, Isabel San Sebastián, Isabel Menéndez Benavente y María de Álvaro. /
Isabel Moro, Isabel San Sebastián, Isabel Menéndez Benavente y María de Álvaro.

La periodista y escritora llenó el Ateneo Jovellanos de Gijón para presentar su última novela, 'Lo último que verán tus ojos', con el Aula de Cultura de EL COMERCIO

ALBERTO PIQUERO GIJÓN.

Ya es una tradición que Isabel San Sebastián (Santiago de Chile, 1959) se acerque hasta Gijón para presentar sus novelas de la mano del Ateneo Jovellanos y el Aula de Cultura de EL COMERCIO. En esta ocasión, trayendo consigo su obra más reciente, 'Lo último que verán tus ojos', donde recupera la figura del diplomático Sanz Briz, el Ángel de Budapest, quien durante el nazismo salvó a más de cuatro mil judíos del Holocausto desde la embajada de España en Hungría. Estuvo acompañada por la directora de la asociación jovellanista, Isabel Moro, junto a la psicóloga Isabel Menéndez Benavente y la jefa de edición y coordinadora del Aula de Cultura de este periódico, María de Álvaro.

Isabel Moro glosó los capítulos de la novela al modo de una creación «histórica, romántica y de intriga», citando la significativa dedicatoriaque encabeza las páginas: «A todos los que no se resignan, ni se venden, ni se callan, ni se rinden», palabras que, remarcó, definen a la propia autora. Por su parte, Isabel Menéndez Benavente, que llegó a emocionar hasta el borde de las lágrimas a la escritora -«porque siempre lee lo que yo quería decir»-, apuntó que se trata de «un apasionante 'thriller' histórico, enhebrado por una historia de amor, con la figura de Sanz Briz en el eje». Dos son los protagonistas de la trama, un taxista judío neoyorquino, Philip, y una experta en arte, Carolina Valdés. Y a propósito de la segunda, Isabel Menéndez advirtió que tal vez posea rasgos de la misma autora, «una mujer en guardia, pero llena de ternura» y conocedora de que «casi nada de lo que merece la pena en la vida resulta fácil». Además de «incansable en la busca de la verdad».

Como acostumbra, primero por su cuenta y después a instancias de las preguntas de María de Álvaro, encargada de entrevistarla, Isabel San Sebastián dejó una colección de opiniones humanas y políticas sin desperdicio, empezando por una declaración de amor a Asturias, donde tiene casa, «que me ha salvado del odio y del destierro». De la política dijo que «no estoy desencantada, sino asqueada hasta límites indescriptibles». Y a partir del comportamiento heroico que refleja 'Lo último que verán tus ojos' en torno a Sanz Briz, afirmó que «el mundo está lleno de buenas personas, lo que no abundan son los valientes». Tampoco se paró en eufemismos al considerar «la vergüenza que me da el trato que Europa está dando a los refugiados», bien que matizara que «no se pueden abrir las puertas de manera indiscriminada; pero cerrarse en banda y mirar para otro lado es simplemente vergonzoso».

La experiencia personal sufrida en el País Vasco, que tuvo que abandonar por la barbarie de ETA, culpable del asesinato de uno de sus primos, centró la parte final del acto. San Sebastián, «once años con guardaespaldas» tras escribir 'El árbol y las nueces', recordó que la banda terrorista no hubiera podido existir sin «su marca blanca, que no es otra que el PNV». En este punto, De Álvaro le recordó la famosa frase de Edmun Burke que, precisamente, incluye en su nueva novela: «Para que el mal triunfe, sólo hace falta que los buenos no hagan nada», unas palabras que, a juicio de la escritora, no pueden estar más presentes hoy: «El gobierno del PP -abundó- ha querido disfrazar el fin de ETA y firmar unas tablas, cuando los pistoleros ya estaban derrotados por la acción de la Policía, la Guardia Civil y la Justicia». Y sentenció: «Veremos a Otegui de lehendakari y, si no, al tiempo».

Un ateneo lleno para la ocasión cerró el acto con un prolongado aplauso después de cerca de dos horas de conversación que en palabras de la protagonista, corroboradas desde las primeras filas, «pasaron volando».

 

Fotos

Vídeos