Jorge Martínez, de 'Ilegales': «Asturias se apaga»

El grupo Ilegales, con Jorge Martínez al frente, que lleva casi un año de tour con 'Rebelión'. / E. C.
El grupo Ilegales, con Jorge Martínez al frente, que lleva casi un año de tour con 'Rebelión'. / E. C.

Jorge Martínez, de Ilegales, habla con EL COMERCIO de su vida y su tierra: «Me posiciono totalmente contra la cooficialidad» | Carlos H. Vázquez repasa en 'Conversaciones Ilegales' la vida del mítico cantante. La Casa del Libro de Gijón acoge hoy su presentación

GUILLERMO MAESEGIJÓN.

'Ilegales' lleva desde finales del 2018 con su tour 'Rebelión'. Una gira que ha llenado en dos ocasiones en Madrid y también en Zaragoza, Bilbao, Barcelona y Sevilla. «Llevamos cinco viajes a América y aún nos quedan otros tres, hacía muchos años que no dábamos tantos conciertos. Ha sido un año muy ilegal», comenta Jorge Martínez. ¿Atisbo de cansancio?, ninguno. Hablamos de un personaje al que en su documental 'Mi vida entre las hormigas' los artistas del panorama nacional definen como «un loco, esquizofrénico, adicto, pasado, bocazas, duro, genio y figura y el tío que más y mejores bofetones ha dado en la historia del rock». Para algunos, ejemplo de poco, pero tampoco lo pretende.

'Conversaciones Ilegales' es un texto que narra a través de una serie de conversaciones de bar entre el periodista Carlos H. Vázquez y Jorge 'Ilegal' una vida «efervescente, rockera y peligrosa». No lo duden, aunque el tiempo pasa para todos, el protagonista no parece dispuesto a quitar el pie del acelerador. Sin aventura no hay esencia.

«Este año aún tenemos tres viajes a América, puede ocurrir de todo», advierte el cantante. Rompedor con su estilo alocado y superviviente de la época, Jorge ha devorado la vida consumiendo salud, tiempo y energía. Sus historias gustan, y lo sabe, y lo justifica porque cree que «el público está más seguro viendo cómo otros corren las aventuras. La trampa de mi vida es que no hay trampa».

Consciente de que la imagen que proyecta es ganada, buscada y merecida, tras el rockero -añádanle todas las acepciones posibles- hay un hombre culto, muy culto, con mucha literatura, música y vivencias. Destaca su inmensa biblioteca y su colección de soldaditos de plomo, estrella del rock con sus filias y sus fobias. Su historia cautivó al periodista Carlos H. Vázquez que define sus encuentros como «una experiencia única». El periodista cuenta que empezó siendo un seguidor más de la banda y terminó siendo amigo de Jorge. Las llamadas nocturnas entre ambos y los encuentros tras la barra de un bar fraguaron este libro que «reflejará algunos de los locos que he sido y otros a los que he sobrevivido», reflexiona el cantante.

«Nos han robado»

Viajante enfermizo, por trabajo y afición, siempre tiene a Asturias, su casa, en la cabeza: «Se está apagando, aquello de la reconversión fue y es un eufemismo. Nos la han desmantelado, nos han robado hasta las alcantarillas», comenta Jorge que aún cree que hay luz para el futuro de la comunidad. Su idea es clara: «Hay que traer a gente de fuera que nos haga despertar. Me posiciono totalmente en contra de la cooficialidad, crear fronteras lingüísticas solo nos traerá más desgracias. En Mallorca buscan médicos que hablen mallorquín y no médicos que curen el cáncer. ¿Te imaginas? 'Señora el médico que cuida de su hijo tiene un acento perfecto'. Pues cojonudo».

Con su estilo inimitable, acompañado del autor y de Igor Paskual, hoy, a partir de las siete y media de la tarde, se presenta 'Conversaciones Ilegales' en la Casa del Libro de Gijón.