«Empecé imitando a Agatha Christie»

El autor malagueño Javier Castillo. :: CAROLINA SANTOS/
El autor malagueño Javier Castillo. :: CAROLINA SANTOS

Javier Castillo, autor de 'El día que se perdió la cordura', publica nueva novela, en la que se centra en el «juego psicológico» de los protagonistas

KAY LEVIN

La escritura para él era solo un pasatiempos, hasta que decidió autoeditar su primera novela, 'El día que se perdió la cordura', en Amazon. De repente, se convirtió en superventas. Ahora, el malagueño Javier Castillo triunfa en la literatura y publica 'Todo lo que sucedió con Miranda Huff', que presentó ayer en la Semana Negra de Gijón.

-¿En qué basa la trama de su nueva novela?

-Es una historia sobre la crisis de una pareja de guionistas de Los Ángeles, que se escapa un fin de semana a un retiro en una cabaña. El marido se encuentra con que ella desaparece y el baño está lleno de sangre. A su vez, esta trama conecta con la del mejor amigo de él, James Black, un ilustre director de cine cuya obra de culto esconde un oscuro secreto de hace 30 años. Toda la novela está impregnada de cine. Es un juego a dos voces para descubrir la verdad. El lector tiene que decidir quién miente y quién no sobre lo que ha pasado.

-¿Se diferencia mucho de las anteriores?

-He querido probar algo distinto aquí. Esta novela se centra en la personalidad de los personajes, en cómo son y se comportan. Es un juego psicológico. La intención era que la trama se quedara en la mente del lector cuando cerrara el libro, pensando en el por qué de sus protagonistas. Que se metan en su mente. Esta es mi novela favorita, la más redonda que he escrito, y tiene un punto feminista.

-¿Por qué decidió cambiar así de estilo?

-Diría que estoy más dispuesto a asumir riesgos. A raíz del éxito de los dos libros publicados puedo probar cosas distintas sin miedo a perder lectores. Además, es imposible vender tres veces la misma novela, salvo que seas George R.R. Martin (autor de la saga 'Juego de Tronos'), que es un genio.

-Su historia es bastante peculiar, ¿cuándo decidió ser escritor?

-Empecé de joven, como hobby, escribiendo relatos cortos. Era una especie de imitación de los libros de Agatha Christie. Luego para ganarme la vida estudié Empresariales y fui consultor financiero, pero al ver el éxito de mi primer libro en Amazon, pese al vértigo inicial, ahora me dedico a escribir ocho horas al día.

-Es muy activo en redes sociales, donde empezó todo.

-Trato de acercar el proceso de escritura a la gente. He crecido cuando los móviles empezaban a despegar, pero hoy todos tenemos cuatro vidas: la personal, la profesional, la sexual y la digital. En cada una de esas vidas eres una persona distinta. Mi vida digital trato de acercarla a la profesional. Soy de una generación muy metida en redes sociales, un canal de comunicacion inaudito. Recibo mucho más de lo que doy a través de las redes, porque antes el lector esperaba a conocerte para transmitirte lo que sintió con tu libro. Ahora te puede decir al momento la emoción que ha sentido, cuando es todavía pura e intensa.

-¿No tiene también un lado negativo?

-Claro, la sobredependencia que uno puede tener, no saber cuándo cortar. Yo ahora me pongo límites. Acaba muy metido en tu vida y hay que buscar un equilibrio.

Más información