«Europa tiene que educar mejor para evitar que haya negacionistas»

Johana Gustawsson, antes de la rueda de prensa. :: C. SANTOSMiguel Ángel Rus, en Gijón.:: CAROLINA SANTOS/
Johana Gustawsson, antes de la rueda de prensa. :: C. SANTOSMiguel Ángel Rus, en Gijón.:: CAROLINA SANTOS

La escritora francesa Johana Gustawsson pasó ayer por la Semana Negra de Gijón, una cita en la que se estrenó con su libro 'Block 46'. Una novela «muy personal», explicó, que sigue a dos investigadoras que tratan de esclarecer unos asesinatos en serie en un caso que discurre entre Londres y Suecia. Entremedias, además, se mezcla otra historia, una que da sentido al título: la del bloque de presos del campo de concentración de Buchenwald, en Alemania. Una trama que se centra en «el origen del mal, en cómo llegamos a ser asesinos». Para ello, Gustawsson, nacida en Marsella pero con ascendencia española, se basó también en la historia de su abuelo, «un héroe de la Resistencia contra los nazis que como padre fue horrible», explicó la autora, argumentando que «el haber vivido ese horrible infierno le dejó seco por dentro». Combatiente de las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil Española, su abuelo llegó a reencontrarse con republicanos españoles en el campo de concentración, que liberaron antes de la llegada de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Con 'Block 46' pretende que se mantenga la memoria de las víctimas, hoy en día «a veces negada por los negacionistas y la ultraderecha», reconoció. Un problema ante el que exigió «una mejor educación en Europa» para enseñar por qué sucedió aquello, con el fin de «evitar esta falta de educación, que solo ocurre cuando no tienes ni idea de historia». En su caso, reveló, el libro le sirvió para «reconciliarse y poder perdonar» a su abuelo. Con esta idea, adelantó que trabaja en los últimos detalles de su próxima obra, que trata sobre las mujeres presas en las cárceles de la dictadura franquista y que saldrá publicada en septiembre.