«Evitó el camino de la corrección»

Manolo D. Abad, durante la lectura en homenaje a Gerardo Lombardero. /  FOTOS: HUGO ÁLVAREZ
Manolo D. Abad, durante la lectura en homenaje a Gerardo Lombardero. / FOTOS: HUGO ÁLVAREZ

Familiares, amigos y colegas despiden al escritor ovetense Gerardo LombarderoVarios literatos leyeron textos del asturiano y de autores a los que admiraba en un sentido último homenaje

JOSÉ L. GONZÁLEZ OVIEDO.

Hizo de las palabras su vida y entre ellas se despidió en la tarde de ayer el escritor ovetense Gerardo Lombardero, fallecido el sábado en el Hospital Central Universitario de Asturias a los 67 años. Familiares, amigos y colegas de profesión se reunieron para darle un último homenaje en el Tanatorio Ciudad de Oviedo. Su capilla fue el lugar elegido para dar lectura a algunos de sus textos, así como a otros de algunos autores por los que sentía especial predilección. Las palabras de José Agustín Goytiosolo, León Felipe y las del propio homenajeado sonaron en este espacio para despedir a un hombre de quien el escritor Javier Lasheras destacaba su independencia. «Fue una persona que supo desde muy pronto que el mundo de la corrección no era su camino. Eligió su propia salida independiente, con un criterio siempre ajeno a las modas. Utilizó la literatura como un instrumento al servicio de su pensamiento político y social», señaló.

Junto a él estuvieron ante el estrado Rubén Rodríguez, Lauren García y los colaboradores de este diario Manolo D. Abad y Miguel Rojo. «Destacaría de él su vocación innovadora, el estar por encima de las componendas literarias. Escribió artículos muy poderosos en EL COMERCIO y en narrativa tiene unas novelas históricas muy bien trabajadas. Con el paso del tiempo se situó más allá del triunfo y de las ansias de medrar para lanzar una mirada cómica sobre el mundo literario. Siempre le agradeceré su aire festivo», señaló Miguel Rojo.

El profesor emérito de Historia de la Universidad de Oviedo José Girón, fue el encargado de glosar su vertiente más política, recordando los dos momentos en los que coincidió con Lombardero. «En 1976, ambos fuimos compañeros en el Partido Socialista Popular, que acababa de nacer. Ambos soñábamos con un país diferente al que tenemos ahora. Él acabó desencantado, yo aguanté un poco más», afirmó. El segundo momento en el que se volvieron a unir fue en 1999, cuando ambos participaron en la fundación del Ateneo Republicano de Asturias. «A Gerardo muchos lo llevaremos siempre en el corazón por ser miembros de dos pequeñas agrupaciones en las que pensábamos algo absolutamente diferente para este país».

«Eligió siempre su propia salida independiente, con un criterio ajeno a las modas»

El funeral de despedida de Lombardero contó con la presencia de otras personas relacionadas con el ámbito de la cultura como el colaborador de este diario Luis Arias Argüelles-Meres y la responsable de la librería Cervantes, Conchita Quirós. También estuvo presente el concejal de Cultura de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos, y el expresidente del Real Oviedo Manuel Lafuente.