«El género negro es uno de los que mejor explora el alma humana»

«El género negro es uno de los que mejor explora el alma humana»

Victor Santos, un autor imprescindible del cómic español que ha sido capaz de llevar sus personajes al cine, muestra sus armas creativas en papel y bajo carpa

MARIFÉ ANTUÑA

Back to black'. Lo dice todo, o casi todo, de Víctor Santos (Valencia, 1977) , dibujate de culto que ha hecho de la tinta china su lugar en el mundo y del género negro la pasión a la que regresar siempre, una y otra vez. «Para mí es uno de los géneros que mejor explora el alma humana y sus contradicciones», dice en la amplísima entrevista que se despliega en el libro homenaje de título homónimo que este año edita y regala la Semana Negra (viernes 12 de julio, 500 ejemplares) y que sirve igualmente de catálogo de la exposición que se mostrará en la carpa del cómic durante el certamen.

Cada año busca y encuentra su hueco el cómic, que ha visto cómo bajo las carpas se colgaban originales de autores tan dispares y espectaculares como Jim Steranko, Dave Mc Kean, Miguelanxo Prado, Bill Sienkiewicz o Matt Wagner, por citar solo algunos. Ahora es el turno de Víctor Santos, a decir de Ángel de la Calle, director de contenidos de la Semana Negra, «probablemente el ejecutante que, durante los últimos años en nuestro país, ha destacado por el uso de los temas más singulares de la serie negra». Pese a la inexistencia de fronteras en el género, él ha sabido apropiarse de recursos «gráficos y narrativos para transmitir modernidad, a la vez que respeto por lo clásico, en sus dibujos y en sus puestas en página». Razón más que suficiente para configurar una muestra que se acompaña de las confesiones que el autor hace durante una larga entrevista con Kike Infame que comenzó a gestarse hace ahora seis años.

«No sé si soy un autor con un estilo definido porque me encanta estar constantemente probando cosas nuevas y aprender, no puedo evitarlo», explica el valenciano autor de series como 'Reyes Elfos', 'Pulp Heroes' o 'Polar', que ha puesto una pica en el mercado americano y dado el salto al cine. En su periplo de aprendizaje, de madurez, de crecimiento, todo lo que tiene que ver con el género negro tiene un protagonismo mayúsculo: «Estéticamente se presta mucho a la experimentación narrativa, al uso de la iluminación o la convivencia de personajes complejos y dolorosamente humanos con otros míticos o arquetípicos al mismo tiempo», desvela un autor muy preocupado por la composición de la página. «La narrativa del cómic tiene sus propias armas en las que es imbatible, y el uso imaginativo de la página es una de ellas».

«La buena fantasía no se queda en dragones o espadas, habla de la condición humana»

El otro territorio que le aspasiona es el de la fantasía heroica. «Siempre digo que la fantasía es muy buena para transmitir emociones porque lo abstracto se puede convertir en literal, un personaje aislado socialmente puede ser de piedra y uno muy temperamental lanzar fuego por la boca», anota, antes de llegar más allá en su conclusión. «La buena fantasía no se queda solo en países con nombres chulos, dragones o espadas con poderes rimbombantes, habla de la condición humana».

A lo largo de las páginas, Víctor Santos revela cómo nacieron sus personajes, la inspiración y las referencias literarias, cinematográficas y del universo del cómic que le mueven, detalles sobre sus colaboraciones con otros autores. Y reflexiona de manera profunda sobre el uso de la violencia en su obra: «El tipo de personajes que me interesan viven en un mundo de violencia. Mi amor por el noir y otros géneros viene de personajes que se mueven en los extremos de los códigos morales... Toman decisiones que afectan vidas, a veces eligen el mal menor aunque conlleve muerte y sufrimiento... Otras veces son agentes del puro caos que no llegas a comprender», afirma. Y reconoce que es también un recurso estético y narrativo clave en el cómic. «La épica y la aventura no funcionarían sin la sensación de peligro y violencia, pero considero que el tema de su uso moral está ahí en mayor o menor medida», concluye.

Su planeta visual ha traspasado la tinta para hacerse celuloide de la mano de Netflix, que estrenó en enero 'Polar'. «Es raro pero fascinante. Me encanta el reparto, Mads Mikkelsen es uno de mis actores favoritos. Soy consciente de que Netflix tiene más de 100 millones de usuarios en 190 países, para ellos Black Kaiser será siempre Mads Mikkelsen. Deja de ser mío visualmente, deja de estar asociado a mi manera de dibujarlo. Pero a la vez es un expositor gigantesco para mi obra y me da una autonomía y libertad sobre mi trabajo que es muy rara en un mercado como el americano para un autor español. Solo por eso ya merece la pena».