González-Quevedo lleva sus crímenes a Oviedo y Gijón

M. ROJO GIJÓN.

La sangre que tiñó las brañas en el anterior libro del profesor y académico de la lengua asturiana Roberto González-Quevedo se vuelve urbanita en 'Los crímenes de Pumarín', la novela que presenta esta tarde en el Salón de Té del Teatro Campoamor de Oviedo, a las 20 horas. El subtítulo, en el que el autor se pregunta '¿Por qué maten a los profesores?' deja ya claro por dónde van los tiros de esta novela negra ambientada en los barrios de Pumarín de las dos grandes ciudades asturianas, Oviedo y Gijón. Un viaje que también es lingüístico, porque si en 'Sangre na braña' utilizaba el asturiano de la zona occidental, aquí es de la zona central el que dirige al lector a través de una trama en la que van apareciendo cadáveres de docentes de centros de enseñanza tras crueles crímenes que atemorizan a los vecinos. El comisario Dalgliesh-Muxivén deberá resolverlos.