José Luis Piquero: «Leer a Ángel González me abrió un gran camino»

Araceli Iravedra, José Luis Piquero y Rodrigo Olay, en el Edificio Histórico. /  MARIO ROJAS
Araceli Iravedra, José Luis Piquero y Rodrigo Olay, en el Edificio Histórico. / MARIO ROJAS

Poeta y traductor, leyó poemas propios en la Universidad de Oviedo y destacó la influencia del autor de 'Áspero mundo' como maestro del verso

MIGUEL ROJOOVIEDO.

El ciclo 'Poetas con Ángel', de la Cátedra Ángel González de la Universidad de Oviedo, recibió ayer a José Luis Piquero (Mieres, 1967), traductor y poeta residente en Huelva que ha vuelto a casa para hablar de quien considera su maestro y ofrecer una lectura de poemas bajo el título 'El día libre del Diablo'. Como es costumbre, antes de la lectura de versos -principalmente de sus dos últimos libros, 'El fin de semana perdido' y 'Antes de irte'-, Piquero comentó que «lo fácil sería contar anécdotas personales sobre Ángel», de quien se considera discípulo y con el que compartió tertulias, barras de bar y correrías ovetenses, pero finalmente se centró más en la influencia que tuvo en él y en su generación su poesía. «Leer a Ángel González me abrió un camino muy amplio. La poesía más reciente que había leído era la de la generación del 27, y flipé cuando leí a Ángel González, experimenté un deslumbramiento al conocer la obra de alguien que conjugaba la forma clásica con el lenguaje conversacional y un contenido rigurosamente contemporáneo», explicó. También destacó que «fue la puerta que me abrió a la generación del 50» y mencionó a autores como Gil de Biedma, Carlos Barral y José Ángel Valente. El acto fue presentado por Rodrigo Olay, poeta e investigador de la Universidad de Oviedo, «uno de los grandes poetas nuevos, a quien hay que prestar mucha atención», recomendó Piquero antes de su intervención.

Centrado sobre todo en la traducción literaria -lleva más de 70 libros traducidos-, cuenta que «así mantengo al menos la ficción de que vivo de la literatura», publica poemario cada seis o siete años. «El último salió hace año y medio y no pienso acelerar mi ritmo», advierte cuando se le pregunta por su próximo libro. Por ahora, se puede disfrutar de 'Las ruinas' (1989), 'El buen discípulo' (1992) y 'Monstruos perfectos' (1997), todos ellos reeditados en el volumen 'Autopsia'. 'El fin de semana perdido' (2009), 'Cincuenta poemas. Antología personal' y 'Tienes que irte' (2017) completan su producción poética.