Jovellanos: patriota, reformista y pragmático

Ignacio García-Arango, Jesús Jerónimo Rodríguez y Germán Rueda, en la presentación. /  CAROLINA SANTOS
Ignacio García-Arango, Jesús Jerónimo Rodríguez y Germán Rueda, en la presentación. / CAROLINA SANTOS

El profesor Jesús Jerónimo Rodríguez presentó en la librería La Buena Letra su obra 'Jovellanos, biografía breve'

P. A. MARÍN ESTRADAGIJÓN.

Patriota, reformista y pragmático, esos son los rasgos principales que definen el carácter de Gaspar Melchor de Jovellanos y su pensamiento según el profesor Jesús Jerónimo Rodríguez, autor de 'Jovellanos, biografía breve' (Ediciones 19), que ayer se presentó en la librería La Buena Letra en un acto de la fundación Foro Jovellanos. El investigador estuvo arropado por el presidente de la institución gijonesa, Ignacio García-Arango Cienfuegos-Jovellanos, así como por el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Cantabria y editor del volumen, Germán Rueda.

En su introducción del acto, el librero Rafael Gutiérrez Testón aludió al hecho paradójico de que en su ciudad natal y donde tantas entidades públicas o privadas llevan el nombre del ilustrado gijonés «sea tan alabado y tan poco conocido en profundidad», como señalaría igualmente el responsable de Ediciones 19, para quien la obra de Jovino «cuenta con una profundidad de la que aún no hemos sacado todo lo que contiene y ello, pese a ser citado continuamente por quienes se dicen herederos del pensamiento jovellanista». Para Rueda, la vigencia de su legado intelectual es indudable y puso como ejemplo su posición ante las reformas jurídicas como la de la Ley Agraria, donde insiste en que «es preferible disminuir las normas en lugar de incrementarlas y antes derogar las antiguas que promulgar otras nuevas».

El presidente del Foro Jovellanos, por su parte, elogió la obra de Rodríguez por presentar la figura del político y pensador «de una manera original, novedosa y sintética, en la que se dice todo lo importante sin perderse en círculos viciosos, y en pocas páginas es posible hallar el hilo central sobre el biografiado». En opinión de García-Arango «permite conocer en lo esencial a Jovellanos y además acercarlo al público».

En su intervención, el autor admitió las dificultades de emprender un trabajo sobre una personalidad intelectual «que despertó interés desde el primer momento y no ha cesado en la actualidad» y por tanto además de la «osadía del propósito», hubo de enfrentarse a «una búsqueda en materiales abundantísimos». El resultado que ha querido lograr es «una biografía accesible y divulgativa, sin renunciar al rigor». Destaca del pensamiento de Jovellanos «su naturalidad para unir lo universal con lo nacional y lo local, su religiosidad ortodoxa de sesgo crítico y la combinación de ironía, ilustración y capacidad de observación». Y por encima de todo, el ilustrado asturiano se muestra como «un político patriota, reformista y pragmático», unos rasgos que le unen a otros gijoneses ilustres «como Melquiades Álvarez, Eleuterio Quintanilla y Torcuato Fernández-Miranda».