Un legado de palabras y sentimientos

El escritor ovetense Gerardo Lombardero, en su casa en 2011. A la derecha, dos de los poemas que se recogen en 'El alma viajera'. / E. C.
El escritor ovetense Gerardo Lombardero, en su casa en 2011. A la derecha, dos de los poemas que se recogen en 'El alma viajera'. / E. C.

El alma viajera' recopila los versos inéditos de Gerardo Lombardero, fallecido en enero | El también poeta Lauren García recopiló los escritos del colaborador de EL COMERCIO para publicarlos con la nueva editorial Más Madera '

MANOLO D. ABAD OVIEDO.

La nueva editorial asturiana Más Madera se estrena con un magnífico volumen que recopila la poesía inédita de Gerardo Lombardero, que nos dejó en enero de 2019 cuando contaba con 67 años. Un gran trabajo de compilación a cargo de uno de sus amigos más queridos -el también escritor Lauren García- que contó con la complicidad y ayuda de María José Ferrero y Sara Lombardero, viuda e hija de uno de los grandes autores ovetenses contemporáneos, colaborador habitual de este periódico de quien 'Culturas' publicó tras su muerte un cuento inédito. Este nuevo poemario, que se presentará en mayo en Libroviedo, viene a sumarse a 'La palabra es vuestra y mía', 'Una mano sola', 'Namái una manu' (Academia de la Llingua) y 'El sabor amargo de los rododendros', que conforman su obra poética.

Además, Lombardero es autor de las novelas 'Aquellos años serenos', 'El patio de los sueños', 'El Marquesito', 'Juan Díaz Porlier', 'Bobes, el estribo del diablo', 'La vida secreta de León Kramer', 'Días de Italia', 'La víbora durmiente', 'La casa de las nueve palabras'; 'El capitán Carlista' y 'La pista de Edda Mussolini', además de innumerables artículos y relatos.

Entre sus nuevos poemas se descubre a un escritor que sustancia la palabra y el sentimiento, que destila cada verso con sumo cuidado para que ni falte ni sobre, que sea el exacto punto, la máxima sencillez que no distraiga con alharacas el fondo de la sustancia. En ella se encuentra un universo donde laten los claroscuros de la vida, la desesperanza, el humor y la crudeza, pero también la ternura, el miedo a todos los miedos, a todo lo que acecha al ser humano, en retirada o en la lucha. Como bien recoge en el extraordinario prólogo Lauren García, una de las frases favoritas de nuestro querido Gerardo Lombardero rezaba así: «El escritor tiene que sufrir como un lobo solitario». Sus aullidos permanecen en la memoria de quienes le quisieron y apreciaron, conscientes de que su huella perdurará en el tiempo. Se trata de hacer balance de lo que has tenido, sí, de lo que fuiste y de lo que se perdió con tu marcha.

'El Alma Viajera' es el testamento reconocible de un autor que huyó de las rosas de la alabanza, pero que siempre fue sincero y leal. Te gustara o no, escuchabas sus palabras, sus juicios, con el mérito de no querer sentar cátedra, como en las mejores lecciones: nada impuesto, solo un hilo para ponerse a pensar, para la reflexión y para el sentimiento. Palabras destiladas con el perfil de quien se deshace de todo para entregar su alma más profunda y todo lo que se esconde en ella: la felicidad, el dolor, las pasiones que nunca volverán, el poso de las experiencias que permanecen siempre en el espíritu... la poesía como salvaguarda de todo lo vivido.

Sus poemas inéditos permiten regresar una y otra vez a los lugares más recónditos del ser, despojada su literatura de fuegos de artificio, de esa cursilería, vulgar vicio de ineptos que van colonizando una parte de la literatura actual. Gerardo Lombardero era una isla donde conservar nuestra esperanza, en la que buscar los sentimientos ocultos. Este volumen honra todas sus virtudes y se erige como una obra viva en la que sumergirse una y otra vez, para redescubrirnos, para volver a ser y sentir.