«Esta novela está basada en un hecho real, un crimen perfecto»

El escritor británico Joseph Knox. / JUAN CARLOS TUERO
El escritor británico Joseph Knox. / JUAN CARLOS TUERO

El autor británico Joseph Knox desveló los detalles de su nuevo libro, 'Sonrisa mortal', que presenta en Gijón. La obra, basada en un caso real, destapa «la oscuridad y la belleza» de Manchester

KAY LEVIN

El escritor inglés Joseph Knox debutó en el género negro hace algo más de un año con 'Sirenas', y tras los reconocimientos que suscitó la obra trae ahora 'Sonrisa mortal', una segunda parte protagonizada de nuevo por el detective Aidan Waits. El libro, que no le costó ocho años de escritura como el primero, según reconoció ayer en rueda de prensa, fue presentado ayer en la Semana Negra de Gijón y se centra en un «fascinante caso real aún sin esclarecer», según explicó: «un crimen perfecto». El suceso al que se refirió es un asesinato ocurrido hace setenta años, en el otro lado del mundo, en Australia. Allí, en 1940, la policía encontró un cuerpo en la playa del que aún hoy se desconoce la identidad. Ningún habitante del pueblo de ese lugar reconoció a la víctima. No llevaba ningún rastro identificativo y solo tenía un mensaje en uno de sus bolsillos, que «parecía dejado a propósito». Decía: 'The end', es decir, 'el fin'. Más tarde se descubrió que era un trozo arrancado de una página de un libro de poesía, localizado en un coche abandonado en las cercanías. El ejemplar, además, estaba dedicado. Después, las autoridades localizaron a la autora, que reconoció haber firmado el libro pero, «pese a su reacción de espanto al ver el cadáver, afirmó no conocerle», narró Knox. Esta es la primera vez que el británico utiliza un hecho real para inspirarse en una de sus creaciones literarias. Algo que, tras la experiencia, «volvería a hacer». En la obra, Waits, que indaga en un crimen similar, es a la vez investigado por otra persona, en una trama que se cruza con la principal, «creando mayor suspense».

Más Semana Negra

Y todo ello en Manchester, la ciudad en la que le rompieron el corazón y la nariz por primera vez, recordó el autor, como «resumen de los dos lados de la ciudad, dura pero hermosa». Un entorno «ideal para una novela con oscuridad y belleza, sobre gente que vive en los márgenes de la sociedad», relató. Sobre el éxito de las novelas de este género, en especial para alguien como él que hasta que publicó 'Sirenas' trabajaba en un bar nocturno, destacó la capacidad que tienen para «redescubrir algo del subconsciente colectivo y sacar a la luz eso que todos llevamos dentro». Una base sobre la que «encontrar detalles terroríficos a partir de lo mundano», que es algo que «apasiona», según el británico. Además, subrayó que los lectores continúan enganchándose al género negro porque «en un mundo de caos e injusticia, donde parece que los ricos y poderosos ganan siempre», en estos libros se puede encontrar «al ciudadano común superando las adversidades y consiguiendo justicia». «La gente necesita estas historias», remató el literato.