Patricia Benito, amores de sala de espera

Patricia Benito, amores de sala de espera

La autora del apasionado y exitoso libro 'Primero de poeta' vuelve con 'Tu lado del sofá', donde reconoce hallar la paz interior

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Dicen que el segundo curso siempre es el más difícil, así que después de aprobar con matrícula de honor 'Primero de poeta' (más de 20.000 ejemplares vendidos, una cifra estratosférica para un poemario), la escritora Patricia Benito ha hincado otra vez los codos en su nuevo libro, 'Tu lado del sofá', que acaba de publicar 'Verso & Cuento'. Sus poemas directos y sinceros la convierten en una de las abanderadas de la generación de poetas de internet, aunque recién traspasados los 40, la autora canaria, riojana de adopción, ya no idealiza «ni el amor ni la vida».

La trayectoria vital de Patricia Benito es casi tan apasionante como su obra. Hasta que comenzó a escribir 'Primero de poeta' no era más que una buena lectora de género negro que se había ganado la vida de crupier en un casino y trabajando en la unidad de dolor de varios hospitales. Pero hace dos años acudió a un recital del poeta Escandar Algeet y aquello la conquistó. Escribió su primera obra, se autopublicó y comenzó a venderla por internet, donde despachó más de 2.500 ejemplares. Fue entonces cuando la editorial se fijó en ella.

Desde ese momento, muchas cosas, vitales y profesionales, le han ocurrido a Benito. «En el primer libro me estaba recolocando, escribía desde la pena y la rabia, aquí estoy asentando mi descubrimiento. He encontrado mucha paz interior, he aprendido a perdonar y a perdonarme y dejo una puerta abierta a la luz», explica. «Nunca me permito estar / más de una tarde triste, / pero cada cierto tiempo necesito estarlo», escribe Benito, en cuyos poemas subyace la necesidad de querer y de ser querido. «Después de una relación fallida, puede que dejes de creer en el amor para siempre porque te das cuenta de que es complicado, pero también puede que no sea para siempre, y eso tampoco es malo», cuenta.

Sus poemas se mueven, aparecen en un aeropuerto, vuelan en avión y viajan en tren y en metro, donde todo puede ocurrir en un trayecto de seis minutos. «Son los amores de sala de espera», certifica esta autora, que se declara admiradora de Karmelo Iribarren, padrino de la generación de internet, y que cree que sus inquietudes llegan a lectores juveniles, pero sobre todo a los treintañeros y cuarentañeros «porque cuando eres más joven no te preocupa el paso del tiempo y el amor sólo son mariposas en el estómago». Aprender a despedirse y saber estar sola son dos de las tareas a las que se ha aplicado Benito en 'Tu lado del sofá'. «Ser feliz estando solo es algo básico. Si no, te vas agarrando a gente que ni siquiera te gusta simplemente por no estar sola», agrega, aunque admite recaídas: «Nada tan difícil de asimilar / como llegar a casa / y que todas las cosas / sigan donde las dejé».

Temas

Libro
 

Fotos

Vídeos