«Mi poesía ahonda y explora esos momentos en que estoy a gusto»

Juan Gallo junto a Carolina Sarmiento y Miguel Mingotes en la Fundación Alvargonzález. /  PALOMA UCHA
Juan Gallo junto a Carolina Sarmiento y Miguel Mingotes en la Fundación Alvargonzález. / PALOMA UCHA

La periodista Carolina Sarmiento publica 'Ikiru', un canto a la vida con ilustraciones de Carlos Rivaherrera

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

Ha elegido un nombre sonoro y elocuente a más no poder para su primer poemario la periodista Carolina Sarmiento (1981). 'Ikiru' (Gravitaciones) es un término japonés que se traduce como vivir. «En el libro está presente disfrutar del momento, ahondar en esos momentos en los que estoy a gusto, estoy bien, explorarlos, escribir sobre ellos, de forma clara, natural», anota la autora, que había frecuentado el relato corto, que tiene empezada una novela y que casi de manera casual se adentró en el mundo de la poesía para buscar la sonoridad, el swing, que sus palabras unidas para conformar formas poéticas cercanas al haiku y al aforismo tengan algo de canción.

Acababa de ser madre, quería parar, pensar, explorar y darle forma a todo lo que surgiera. «Soy consciente de que estoy todo el día pegada al móvil y no me paro a disfrutar, así que la idea era apartar el teléfono y centrarme en esos momentos de disfrute», explica. Lo ha pasado muy bien haciéndolo. Durante un año anotaba todo aquello que despertaba interés en esos momentos de goce, desde escuchar una canción en el coche o cantarle una nana a su hijo, y luego se recreaba en ellos buscando hermosas imágenes. Dice la autora que se ha descubierto a sí misma, que ha ganado en seguridad, que hay un antes y un después de este libro que se acompaña de las ilustraciones de de Carlos Rivaherrera. «Él es un experto retratista, sobre todo hace caricaturas, así que fue un reto, leyó los poemás, creó las ilustraciones y luego el editor y yo hicimos una selección; sus obras iluminan el libro, son una explosión de color, de fuerza, de vida».

Es un librín pequeño, tipo Moleskine, casi de bolsillo, que quiere invitar a la reflexión y la emoción, a aprovechar esos instantes de goce que tantas veces nos olvidamos de gozar. Espera la autora, que ayer presentó el libro en la Fundación Alvargonzález de Gijón junto a Miguel Mingotes en un acto con la colaboración del Aula de Cultura del diario EL COMERCIO, que el lector haga suyo el mensaje y viva intensamente el momento íntimo y único de la lectura de un poema.