Una poesía hecha película

Alejandro Céspedes, momentos antes de la proyección, con el libro en sus manos. /  CAROLINA SANTOS
Alejandro Céspedes, momentos antes de la proyección, con el libro en sus manos. / CAROLINA SANTOS

'Las caricias del fuego', el nuevo libro de Alejandro Céspedes, se presentó ayer en Gijón como un alegato contra los abusos a niños

A. C. BUSTO GIJÓN.

'Las caricias del fuego' (Amargord) es el nuevo libro de Alejandro Céspedes y también una sobrecogedora película. Los abusos sexuales a menores son el telón de fondo, el hilo conductor de un largo poema que el autor, figura originalísima dentro del panorama nacional, presentó ayer en la Antigua Escuela de Comercio de Gijón.

El salón de actos se llenó, en un acto organizado por Gesto con el apoyo del Aula de Cultura de EL COMERCIO, para descubrir un texto capaz por momentos de cortar el aliento, que en papel se acompaña de ilustraciones de Eva Hiernaux y que en pantalla se desarrolla literalmente como sucede en el libro con la voz del autor dominándolo todo.

«Traspasar la frontera era tan fácil. Quién le dice a la caricia cuál es el territorio prohibido», así comienza una poesía que Céspedes ha transformado en 'experiencia' y que, tras Gijón, llevará a Madrid, el próximo día 30 al Cine Estudio. Todo un alegato contra los abusos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos