El sector editorial registra una caída de más de 11.000 títulos en el año 2018

En Asturias se editaron el año pasado 705 libros, 53 menos que el ejercicio anterior, de los que 82 fueron en asturiano

MIGUEL ROJO

De 87.292 libros en 2017 a 76.181 en 2018. Una caída de más de 11.000 títulos en solo un año que, según Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España, lo que viene es a poner las cosas en su sitio después de un 2017 con unas cifras por encima de lo habitual. «Nos movemos por encima de los 70.000 nuevos títulos anuales, pero es que el año anterior hubo un gran crecimiento, sobre todo en Cataluña, porque se estaba digitalizando todo el catálogo existente. Ahora se han alacanzado los 200.000 títulos en formato digital y ha habido una caída en ese campo, por lo que volvemos a cifras más habituales», explicaba para EL COMERCIO. Las cifras las hacía ayer públicas la Federación de Gremios de Editores de España a través de los datos del ISBN, el registro nacional de publicaciones. Aún así, los libros digitales suponen en la actualidad el 25% del total de nuevos títulos. La mayoría se editan en Cataluña, que después de una importante subida en 2017 parece haber recobrado cierta normalidad, pasando de los 30.438 títulos de hace dos años a los 17.508 del pasado ejercicio, lo que la sitúa de nuevo por debajo de Madrid en el ránking nacional. En la capital de España, donde las cifras son mucho más estables, se publicaron el año pasado 26.955 libros, de los que 7.980 , el 30%, fueron en formato digital. «En Madrid lo fuerte es el libro de texto, que no pasa por sus mejores momentos por la falta de acuerdo en una Ley de Educación, y de ahí viene también parte del descenso», explica Ávila, para quien «es una locura» que haya un libro de texto para cada comunidad autónoma. «No tiene ninguna lógica», sostiene. Calcula que el día que se cambie la ley, «entrarán 15.000 nuevos títulos de golpe».

En Asturias, que ocupa el puesto número doce entre las 17 comunidades autónomas españolas en cuanto a número de publicaciones, se contabilizaron el año pasado 705 títulos nuevos, de los que 82 fueron el lengua asturiana. De todos ellos, 63 fueron en formato digital, el 8,9% del total, lo que refleja un apego por el papel en Asturias mayor que en la mayoría de comunidades autónomas españolas. En comparación con el año 2017, cuando se editaron 758, Asturias registra una caída de 53 libros, un descenso también menor que en el conjunto de España.

En cuanto a temáticas, los libros de ficción suponen el 16,9% del total, esto es, 12.485 nuevos títulos de creación literaria en España. Los libros de contenido didáctico (10,4%) y los de literatura infantil y juvenil (10,1%) son los que sitúan detrás de la ficción en el ránking nacional de títulos. Otro de los datos curiosos que aporta el informe de los editores es que marzo y diciembre son los meses en los que más publicaciones se realizan, con 8.626 y 8.275 títulos respectivamente.

En cuanto a ventas, Ávila calcula que «habremos crecido por encima del 2% en ventas en 2018», aunque aún no tienen las cifras cerradas. El sector factura unos 3.000 millones de euros anuales y los ingresos vienen, sobre todo, del papel. «La facturación por e-book es muy baja, en realidad producimos para que nos roben», explica. El pirateo es su mayor enemigo en este campo. «Las ventas en el papel han subido y en digital se están estabilizando. Si se aprueban los presupuestos y se baja el IVA, se mejorarán los resultados, pero solo si conseguimos frenar la piratería. Es imposible competir contra el coste cero», denuncia.