Trea recupera 'La subversión de Beti García', novela de José Avello del año 1983

José Avello. /  E. C.
José Avello. / E. C.

REDACCIÓN GIJÓN.

La editorial Trea acaba de publicar 'La subversión de Beti García', la primera de las dos memorables novelas de José Avello y con la que fuera finalista del Premio Nadal en 1983 publicada en su día por Destino. Cumple así con su propósito de recuperar para los lectores la obra del escritor asturiano (Cangas de Narcea, 1943; Madrid, 2015), tras reeditar el pasado año 'Los jugadores de billar' (que había visto la luz con Alfaguara en 2001) y reunir su narrativa breve con un estudio de la profesora Elena de Lorenzo en el monográfico 'La confesión y otros relatos'.

José Avello fue profesor de Teoría de la Comunicación en la Facultad de Ciencias de la Información y de Sociología de la Cultura en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid. Inició su actividad literaria en los setenta del pasado siglo con la publicación de relatos en revistas literarias y codirigió la revista 'Estaciones'. Su segunda novela, 'Jugadores de billar' obtuvo los premios de la Crítica de Asturias (2001) y Villa de Madrid de Narrativa Ramón Gómez de la Serna (2002), además de ser finalista del Premio Nacional de Narrativa y del Premio Andalucía de Novela.

En 'La subversión de Beti García', el fallecido autor asturiano narra la peripecia de Baltasar García, quien, después de emigrar a Argentina y enriquecerse con turbios negocios, regresa a su pueblo para encontrar una mujer con la que fundar una familia en Buenos Aires. Allí tendrá tres hijas a las que recluirá en casa durante años junto a su madre, hasta que vuelven definitivamente a España.En torno a Betsabé, la menor de las tres hermanas, que se unirá a la Revolución del 34 y huirá con un grupo de camaradas a las montañas, donde crearán una comuna, se traza una historia profunda e intensa de encerramientos, encuentros y búsquedas de la felicidad.

El narrador -cuya verdadera identidad no se conoce hasta el final de la novela- necesita volver y reconstruir ese pasado para explicarse a sí mismo, movido por la pulsión de conservar la memoria, cuestionar el relato construido por los vencedores de las contiendas revolucionaria y civil y transmitir una nueva versión. El título sub- versión viene de ahí.