Rockeros universitarios

Rockeros universitarios

En septiembre se abrirán en Barcelona 30 plazas para la primera titulación universitaria de Rock en España

IRENE GÓMEZ MADIRD

¿Los rockeros nacen, o se hacen? Contestar a esta pregunta lleva un debate por su lado, pero por si acaso, en España, por primera vez, va a ser posible formarse en la universidad para serlo a través de la primera facultad universitaria de 'Rock, Músicas urbanas y nuevas tendencias'.

Cuesta pensar en Mick Jagger, Axl Rose o Jimi Hendrix estudiando en la universidad, pero lo cierto es que la formación musical no escapa a muchos rockeros. Steven Tyler, de Aerosmith, fue el hijo de un músico clásico director de orquesta que le enseñó música en una escuela del Bronx; Slash, de Guns N Roses, empezó a aprender a tocar la guitarra en una escuela musical con una guitarra española que le dio su abuela; y John Paul Jones, de Led Zeppelin, inició su aprendizaje musical en un internado de Londres.

Sea como fuere, el rock siempre ha estado teñido de una atmósfera rebelde y antitética a todo lo que implica la universidad: formación ordenada, rutina...El rock huía de todo eso. Empezó en las calles, bebiendo del rhythm and blues, del jazz, el folk o el gospel, de la cultura musical blanca y negra de los Estados Unidos de mediados del XX. Y desde ahí, de la mano de Little Richard, Ray Charles, Chuck Berry o Elvis Presley, este género explotó, imparable.

En sus orígenes, poco tenía de académico; pero ahora, con casi setenta años de andadura, va siendo hora de estudiarlo por una cuestión histórica. Así lo defienden desde la Escuela Superior de Música Jam Session, en Barcelona, que ofertará esta nueva titulación universitaria de cuatro años.

Y es que todo músico, del género que sea, necesita unas bases. Pero los rockeros en España se encontraban con que no había en nuestro país formación musical más allá de las dos alternativas de jazz o clásica, por lo que se encontraban con la dicotomía de tener que escoger entre estos dos géneros o no formarse en música. "Era irónico" ver a rockeros tocando jazz, cuenta Luis Blanco, director de la Escuela Superior. Con esto, surgió esta carrera de Rock y nuevas tendencias, homologada a nivel europeo dentro del Plan Bolonia. Por lo tanto, es un Grado de 240 créditos y cuatro años como pueden serlo Odontología o Biblioteconomía. Los que esperaran asignaturas como 'Fundamentos del Headbanging', 'Teología rockera: estudio de Elvis Presley, Jim Morrison o Janis Joplin' o 'Básicos del riff de guitarra' quizá se sientan algo desilusionados al saber que esta carrera no será tan distinta a otros grados de música ya existentes en España.

Con tres especialidades independientes: Interpretación, Pedagogía y Sonología, los alumnos recibirán clases troncales como 'Historia de la Música', 'Análisis musical' o 'Percepción auditiva', y otras en función de la especialidad elegida como primer y segundo instrumento, 'Improvisación', 'Banda', 'Coro', 'Psicoacústica', 'Técnicas de programación', 'Sonorización de conciertos' o 'Fundamentos de acústica y sonido'. Durante el primer año, los alumnos estudiarán la cultura pop y rock en el siglo XX, "tanto a nivel musical como social", establece Blanco, que defiende que la música no se puede estudiar como algo único sino creado, influido e interelacionado con movimientos social. El segundo año será de "virtuosismo musical"; el tercer curso se centrará en las nuevas tendencias y tecnologías, para lo que los alumnos trabajarán con "las aplicaciones más avanzadas de creación musical" y el cuarto y último año constará de un proyecto final en el que los estudiantes tendrán que determinar "cómo van a vender su producto" en esta nueva era musical en la que los antiguos grandes conglomerados discográficos parecen algo obsoleto.

Un programa completo para sentar las bases de algunos los futuros rockeros de este país. Los aspirantes tendrán que contar con un Grado Profesional de Música, o bien pasar una prueba de acceso específica en septiembre con exámenes de análisis musical, prueba instrumental o improvisación sobre una base ritmico-armónica, por ejemplo. Esta primera promoción constará de 30 alumnos en la especialidad de Interpretación, la única abierta para este curso, aunque el que viene se abrirán las otras dos de Pedagogía y Sonología. De momento, la nueva titulación ha recibido "muy buena" acogida; "todo lo que se trata de rock y nuevas tendencias es muy contemporáneo", cuenta Blanco, "responde a una demanda social". Así lo han podido constatar en los 17 años de trayectoria de la Escuela de Música Jam Sessions.

Y es que la formación musical homologada en España y Europa estaba -y está- centrada en los conservatorios, en "una enseñanza más tradicional", lejos de los modelos anglosajones, que cuentan con una educación musical más vanguardista en universidades. Con esto, la enseñanza en conservatorios "ya no era suficiente", destaca Blanco. Porque los conservatorios hacen una labor "importantísima" de -como su nombre indica- conservación, pero hace falta investigar en nuevas tendencias, "y eso es lo que hace una facultad".

Con esto, para 2018 tendremos a los primeros rockeros universitarios en España. Quién sabe si los próximos Rosendo, Evaristo o Roberto Iniesta saldrán de esta nueva facultad.