Bustamante, como en casa

David Bustamante deja cantar a sus fans, sonriente. /
David Bustamante deja cantar a sus fans, sonriente.

1.500 fans, de mayoría femenina, llenan el Auditorio en su concierto ovetense

ANDREA INGUANZO OVIEDO.

Llegó, cantó y triunfó. David Bustamante volvió a hacerlo. El intérprete cántabro se volvió a meter al público asturiano en el bolsillo. Y lo hizo esta vez de la mano de su nuevo disco, 'Vivir', que salía a la venta el pasado mes de septiembre y que no ha parado de cosechar éxitos. Sus fieles le acompañaron ayer en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, un escenario muy especial, porque Asturias es «mi segunda tierrina». Y así lo demostró desde el saludo inicial: «Muy buenas noches Oviedo, qué a gustín se está aquí», dijo antes de soltar un sonoro «qué ye ho».

Un nuevo trabajo fresco, enérgico, optimista y alegre en el que, cómo no, le canta a las pasiones, a los sentimientos y al amor, pero también transmite un 'buenrollismo' al que hasta el momento no tenía acostumbrada a su gente, es su nuevo álbum, que anoche tuvo un protagonismo destacado. Así, el concierto subía el telón con el tema 'A partir de hoy', una canción con la que ya desde el primer momento el cantante quiere demostrar que en esta nueva gira su música es sinónimo de felicidad.

Y precisamente encantadas, entregadas y felices estaban sus fans, que como es habitual corearon sus nuevos éxitos, como el célebre 'Feliz'. 'Cobarde' y 'Miente' sonaron también una noche de temas de estreno y de clásicos inolvidables como 'Dos hombres y un destino'. 'Los amigos' y hasta una versión en castellano de 'A mí manera' de Sinatra se escucharon en la garganta de un Bustamante pletórico que no solo se sentó al piano sino que incluso cantó a capella y sin micro 'Hoy tengo ganas de ti'.

El público cantó, bailó, gritó y vibró con la música del cántabro, que una vez más estuvo acompañado en el escenario asturiano por la familia de su esposa, la actriz Paula Echevarría, y también por la suya propia llegada de San Vicente de la Barquera. Pero ni Paula ni su hija Daniella pudieron disfrutar anoche de su concierto. Sí lo hicieron chicas, chicos, jóvenes, adultos y niños hasta completar un total 1.500 fans.