Lleno de emoción en honor a Mandela

La agrupación coral sudafricana conquistó al público gijonés con su ritmo y caldeó la fría noche gijonesa. /
La agrupación coral sudafricana conquistó al público gijonés con su ritmo y caldeó la fría noche gijonesa.

Soweto Gospel Choir congregó a mil cien personas en el Jovellanos en una velada musical apoteósica

ALBERTO PIQUERO GIJÓN.

Puertas abiertas y, por así decir, alta bóveda para inaugurar en la tarde de ayer el Festival de Gospel 2014 en el Teatro Jovellanos, de la mano y las voces primorosas de Soweto Gospel Choir, que es tanto como referirse a una de las más excelentes formaciones corales de África, premiada en 2007 y 2008 por los prestigiosos Grammys, concedidos al mejor álbum de música tradicional. Música tradicional, sí, con raíces africanas profundas. Aunque tal vez la definición se quede escasa para reflejar el espectáculo que llevaron a la tarima gijonesa, donde sonaron títulos de leyenda unidos a otros que son memoria musical de astros como Ottis Redding o las variantes del soul de Jimmy Cliff.

En el eje del repertorio, una dedicatoria explícita, «una celebración en honor a la vida de Nelson Mandela», pues son los representantes de la fundación del memorable presidente sudafricano. Espiritualidad, calor humano y melódico, contagioso ritmo, percusiones y danza colectiva, llevaron la emoción a los más de mil espectadores que ovacionaron cada uno de los temas.

La apoteoisis fue total en la parte final con el público puesto en pie y batiendo palmas a partir del 'Pata pata' de Miriam Makeba y alcanzó un autentico incendio armónico con el 'Amen' de todo el publico, quiza recondando a Redding.