Tolivia se vuelca con los Berrones

Los Berrones se subieron al escenario de Tolivia para festejar sus 30 años. /
Los Berrones se subieron al escenario de Tolivia para festejar sus 30 años.

La Kadarma abrió el concierto homenaje y tras las gaitas sonaron desde Pop Piquiñín a Pablo Moro y los Stukas

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA TOLIVIA.

Tolivia vivió ayer una de sus jornadas más gloriosas como república independiente. Los primeros ciudadanos del lugar: los hermanos Ramón y Tante Blanco, Olegario Méndez, junto al resto de componentes de Los Berrones, celebraban sus treinta años rodando por los escenarios, calzados de madreñes y con el pelo que ya peina canas sin haber condescendido a ninguna moda pasajera. No estaban solos, además de sus vecinos y de sus numerosos fans, más de una veintena de bandas y músicos les acompañaron sobre las tablas para festejar el acontecimiento.

El lugar natal de Los Berrones se volcó en la fiesta. Medio centenar largo de amigos y vecinos de los músicos integraban la organización del evento en las más diversas tareas: montaje del escenario, apoyo técnico, servicios de bar o seguridad. Voluntarios de Protección Civil auxiliaban en el aparcamiento de los coches y orientaban hacia el lugar de la fiesta: tras la iglesia parroquial y frente al único chigre de Tolivia. Ramón Blanco, cantante de la banda, comentaba en el backstage que las tortillas que se vendían en la barra habían salido de la sartén de buena parte de las vecinas, incluida su madre. La ocasión lo merecía: no todos los días cumple un grupo de rock en lengua asturiana treinta años y en activo.

El vocalista de la banda lavianesa se mostraba satisfecho por la acogida que estaba teniendo la celebración del aniversario tanto por parte del público como de sus compañeros de la escena musical asturiana, aunque no podía ocultar su nerviosismo: «Llevo todo el día trabayando para que todo salga adelante y sin parar de charrar con unos y con otros», decía mientras echaba un trago de agua para aliviar la garganta: «Ya la tengo medio cascá, nun sé cómo voi cantar». Pero cantó y cosechó los aplausos de un público feliz y entusiasmado. Cerca de él, su hermano Tante volvía a vestir la camiseta del grupo que fundara con Ramón y otros dos rapaces de Tolivia a finales de los ochenta. Los otros miembros fundadores, Rubén y Velino, también se habían sumado a la folixa.

La Banda de Gaites La Kadarma abrió el concierto puntual a las seis de la tarde. Les siguieron Pop Piquiñín, El Hombre Más Tonto del Mundo, La Bandina en Madreñes y así hasta ir completando la nónima con artistas como Pablo Moro, Johnny Penicilina o los legendarios Stukas. Temas propios y versiones de la banda homenajeada formaron el repertorio, en el que colaboraron acompañando con sus voces o sus instrumentos los componentes de Los Berrones. Naturalmente el principal protagonismo y el que más agradeció el público fue el del propio grupo ya treintañero con sus grandes éxitos como 'Sindo', 'Calcar na tená' o el mítico 'Nun yes tú'.