Enrique Rueda asume de forma temporal la dirección del Coro de la Ópera de Oviedo

Enrique Rueda. /
Enrique Rueda.

Patxi Aizpiri achaca su salida por medio de un despido pactado a discrepancias con la dirección de escena de Emilio Sagi durante los ensayos de 'Nabucco'

MIGUEL ROJO GIJÓN.

El próximo 13 de diciembre se reestrena en Oviedo 'El duque de Alba', una versión de esta ópera de Donizzeti que no se representa en España desde 1887. Se trata de uno de los momentos más esperados de la temporada, que ha provocado ya que muchos expertos hayan adquirido sus entradas para el Campoamor. Se suma además el debut en españa de la soprano Maria Katzarava, en el papel de Amelia de Egmont. Pues bien, en este delicado momento, Enrique Rueda debe afrontar el reto de asumir la dirección del Coro de la Ópera de Oviedo, tras la salida de Patxi Aizpiri. Rueda, director de orquesta, asistente durante dos temporadas del coro titular del Teatro Real de Madrid y catedrático de Armonía del Conservatorio Superior de Música de la capital, donde es jefe del departamento de Composición, dirigirá a esta formación coral hasta final de temporada. Próximamente, la Ópera de Oviedo pondrá en marcha un proceso de selección con la intención de que el Coro tenga nuevo director el próximo mes de febrero. Pero por ahora, será rueda quien se ponga al frente para los dos últimos títulos de la temporada: 'El duque de Alba' y 'La boheme'.

Desde la ópera de Oviedo han confirmado el «despido acordado por causas objetivas» del anterior director, Patxi Aizpiri, que llevaba más de diez años al frente de la formación. «Estamos muy contentos con el trabajo realizado por Patxi Aizpiri y es muestra de su buen hacer el cariño que le tiene todo el mundo en la Ópera de Oviedo», añadieron desde la institución.

Por su parte, según explicaron distintas fuentes a este periódico, Patxi Aizpiri achaca su salida a las discrepancias surgidas durante los ensayos de 'Nabucco' -el anterior título de la temporada-, entre la dirección de escena -cuyo principal responsable era Emilio Sagi- y el coro, que produjeron alguna que otra discusión en el seno de la Ópera de Oviedo y frases de unos y otros que no gustaron demasiado. Aizpiri, que sufrió un problema coronario por aquellos días, acabó finalmente acordando su despido. Y curiosamente, a pesar de todo, el Coro de la Ópera de Oviedo acabó siendo uno de los grandes triunfadores de aquel 'Nabucco', llegando incluso a ofrecer dos 'bises' del conocido 'Va Pensiero' y a recibir el aplauso unánime del público y la crítica.

Anoche se cerró tras cuatro funciones la representación de 'Las bodas de Fígaro' y el coro está ya ensayando la prácticamente desconocida partitura de Donizzeti para 'El duque de Alba' bajo la batuta de Enrique Rueda. Un reto que, con total seguridad, superarán con éxito. Su calidad les avala.