Brindis vienés para recibir al Año Nuevo

El director gijonés Mariano Rivas se puso al frente de la Orquesta Filarmónica de España en el concierto del Teatro Jovellanos. /
El director gijonés Mariano Rivas se puso al frente de la Orquesta Filarmónica de España en el concierto del Teatro Jovellanos.

La Orquesta Filarmónica de España, dirigida por Mariano Rivas, interpretó el programa original del concierto de 1939 en el Musikveiren

P. A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

El Teatro Jovellanos se sumó ayer a los cientos de auditorios de todo el planeta que reciben al primer día del 2016 con un concierto de Año Nuevo. El centro del mundo estaba en Viena, como viene sucediendo desde hace más de setenta años, y el coliseo de Gijón era una de esas múltiples sucursales del Musikverein. Anoche con mayor motivo porque el programa ofrecido bajo el título de 'Brindis vienés' repetía el original del primer concierto de la Filarmónica de Viena, celebrado entonces un 31 de diciembre de 1939 y dirigido por Clemens Kraus con piezas del compositor Johann Strauss (hijo).

Un director de lujo y de la tierra: Mariano Rivas, con uno de los más importantes conjuntos orquestales independientes del estado: la Orquesta Filarmónica de España, fueron los encargados de ejecutar el concierto. Gijón fue testigo de la primera página de una historia conjunta que sus protagonsitas prometen que continuará. Su actuación estuvo presentada por el popular periodista televisivo José María Íñigo, quien recibió una cálida ovación con solo desear buenas noches. El público de la ciudad respondió a esta invitación para festejar el año nuevo brindando con la música del autor de 'El Danubio Azul' y el aforo del Jovellanos se llenó en una tarde que invitaba a recogerse en un lugar cálido, tras la resaca de la Nochevieja.

En la primera parte del concierto sonaron 'Annen-Polka, op. 117', 'Egyptischer Marsh, op. 335', 'Leichtes Blut, Polka Schenell, op. 319' junto a los valses 'Geschichten Aus Dem Wienerwald. Walzer, op. 325', 'Kaiser-Walzer, op. 437' y 'Morgenblatter, Walzer, op.279'. Tras el intermedio, fueron interpretadas: 'Die Fledermaus', 'Perpetuum mobile. Musikalischer Scherz, op. 257', 'Pizzicato-Polk' y 'Ritter Pasman. Csárdás, op. 441'. El broche final fue para 'El Danubio Azul' y la 'Marcha Radetzky', dos piezas que no figuraban en el programa original de 1939 y que fueron incorporadas por el director de la Filarmónica vienesa Willi Boskovski en el primer concierto retransmitido para toda Europa en el año 1959.

Los asistentes al concierto de ayer respaldaron con sus aplausos la dirección del gijonés Mariano Rivas en un coliseo donde siempre ha sido acogido con gran complicidad. Idénticos fueron los parabienes dedicados en forma de ovación al trabajo de la Orquesta Filarmónica de España, que demostró su gran solvencia como agrupación orquestal, a pesar de sus pocos años de existencia como tal: fue creada en 2013. El presentador del evento, José María Íñigo, también recibió muestras de simpatía por parte del público en este Concierto de Año Nuevo con auténtico sabor vienés.

 

Fotos

Vídeos