«Abre la puerta Lola si tú estas sola», un ritual antes de cantar

A Celso albelo no le gusta hablar del do de pecho. Sabe que hay, como dice, «muchas otras notas extremas. Nos hemos vuelto un poco insensibles a ciertas cosas. Igual que a las muertes y los atentados y el hambre, también a esas notas, realmente difíciles de lograr». A él lo que le gusta «es catar», repite. Y para lograrlo sabe que «el sonido tiene que estar alto con resonancias en la máscara (la zona de la cara alta, entorno a los ojos) y basado en el intercostal bajo y poner todo eso en contacto en un segundo». Como todos los cantantes, Albelo tiene un ritual para subir al escenario. «Algo que despierte todo el cuerpo, el aparato respiratorio, pero también los pies, la espalda. Cantar es como un deporte de élite». Primero emite sonidos con la boca cerrada y luego hace un ejercicio de vocalización cantando sin excusa: «Abre la puerta Lola si tú estás sola que vengo herido».