Aires del sur con Manu Carrasco

Manu Carrasco, sobre el escenario con parte de su banda, al inicio de su actuación veraniega en Gijón./FOTOS: ARNALDO GARCÍA
Manu Carrasco, sobre el escenario con parte de su banda, al inicio de su actuación veraniega en Gijón. / FOTOS: ARNALDO GARCÍA

'La cruz del mapa' sonó ante 3.000 personas entregadas en el escenario del Gijón Life

IRENE B. CARRIL

La famosa explanada frente a la Escuela Superior de Marina Civil de Gijón, esa a la que se quiere trasladar la Semana Negra y que la Universidad no ve como lugar idóneo, sirvió ayer sin embargo de escenario para dejar sonar los acordes de la música pop con aires flamencos de 'La cruz del Mapa', última gira de Manuel Carrasco. Cuando acabe el Gijón Life, se habrán celebrado en ese espacio siete conciertos y un festival con dj's, food trucks y actividades para todos los públicos. Sus canciones, que siempre parecen ser un canto al amor, le han llevado en esta gira a ciudades como Valladolid, donde presentó por primera vez este espectáculo, así como Madrid y Barcelona. Poco a poco ha ido poniendo el músico de Huelva cruces por todo el mapa de España, llevando sus aires del sur por todos los rincones de la piel de toro.

Ayer, mientras fuera acariciaba un tímido nordeste, los 3.000 asistentes al recital del Gijón Life recibían intensas brisas cálidas, las que desprende el nuevo disco del artista, en el que aparecen canciones como 'Me dijeron de pequeño', la que utilizó Carrasco para abrir por todo lo alto el concierto, y 'Te busco en las estrellas', una de las últimas que tocaría antes de despedirse.

El artista regresó a Gijón tres años después de su última visita -ofreció en la Laboral su acústico 'Bailar al viento'-, un tiempo que ha pasado componiendo y buscando nuevos sonidos. «Teníamos muchas ganas de venir para acá, de volver. Estamos muy felices y muy contentos de estar aquí. Va a ser una noche donde lo vamos a dejar todo», concedió el cantante, de negro riguroso en la noche de ayer.

Acompañado de dos teclistas, dos guitarras, una batería y un bajo, el cantante hizo un repaso a sus mejores canciones y dejó un inicio muy escénico, con dibujos que se proyectaban sobre una tela que se retiró para verle dar comienzo al concierto.

Manuel Carrasco se ha hecho, si cabe, más popular de lo que ya era gracias al programa 'La voz Kids', en el que participó como jurado, su regreso a la primera línea de la tele tras aquella segunda edición del concurso 'Operación Triunfo' que le dio a conocer y en el que finalizó en segunda posición con la canción 'Por ti yo iré'. Desde su paso por la academia de 'OT' hasta el día de hoy, el artista ha grabado siete álbumes, lo que le permitió recibir un disco de oro por su álbum 'Tercera parada', al haber alcanzado las 50.000 copias vendidas. No solo tuvo éxito en España, ya que consiguió conquistar América Latina con su música, con la gira 'Inercia', presentando el disco con el mismo nombe que contiene temas como 'Por eso si te vas', que le llevó a lugares como México. 'Quiéreme', fue su primer trabajo, en el que tras haber dejado atrás su etapa televisiva, tuvo éxitos como 'Dime si te irás'.

Siempre en una posición destacada en el escenario, el artista tuvo tiempo para pararse a firmar un disco a un niño en pleno concierto. Un momento destacado del recital fue cuando interpretó 'Que nadie'. Interactuando con el público, dejó una frase para sus seguidores: «Todavía queda mucho camino para llegar a la igualdad».

Una vez pasado el flamenquito, hoy llegará a Gijón Life el concierto titulado Monsters of Rock, en el que cuatro grupos ofrecerán versiones de grandes grupos del género. Mañana será el turno de una nueva hornada de triunfitos, la encabezada por Aitana, la del 2018.