Alfred desata la locura: «No me lo puedo creer, me va a dar algo»

Alfred desata la locura: «No me lo puedo creer, me va a dar algo»

El cuarto clasificado de 'Operación Triunfo 2017' conquistó Gijón en la presentación en directo de su debut discográfico, titulado '1016', que llevó a más de 600 personas al Teatro Albéniz

JESSICA M. PUGA

El fenómeno 'Operación Triunfo' no se agota. A Alfred García le tocó ayer subirse a las tablas gijonesas con '1016 Tour'. Lo hizo en el Teatro Albéniz ante más de 600 fans que no dudaron en guardar cola desde primera hora de la tarde para asegurarse un buen sitio. La espera se hizo eterna por el control de los DNI a los menores de edad, que eran la mayoría. Por eso el inicio se retrasó una media hora, y hubo algún que otro susto.

Una niña de Pola de siero, menor, tenía su autorización, pero al no tener su DNI no pudo entrar de las primeras pese a llevar cuatro horas en la cola. Por suerte sus padres llegaron con él a tiempo y no se perdió nada. Eso sí, nada de ponerse en primera fila, como había soñado. «No me lo puedo creer, me va a dar algo», comentaba nerviosísimo otro chaval de doce años con una pancarta y la camiseta de la gira. «Alfred es un pack, un artista completo», decía la gijonesa Denisse Fernández. Ella y su grupo de amigas estaban preparadas ante el ordenador el día que salieron a la venta las entradas. «Menos mal que todo salió bien», celebraban. Estudiantes en el Montedeva y las Dominicas, confiaban poder escuchar 'Londres' y 'De la Tierra hasta Marte'. «Dudamos en comprar las entradas, pero menos mal que lo hicimos porque se agotaron al momento», contaban también María ferreras y Lucía Arias, de Corvera.

Poco antes de la apertura de puertas, las colas llegaban hasta el Parchís. Los seguidores más rezagados tuvieron suerte porque en taquilla, 45 minutos antes de que empezase a sonar la música, se pusieron a la venta medio centenar de entradas más. Para entonces, la locura ya había estallado.

La parada asturiana del cuarto clasificado de 'Operación Triunfo 2017' no empezó del todo bien. Según pisó el aeropuerto de la región, el músico contó en Twitter que la compañía aérea había dejado su equipaje y el de sus músicos en Barcelona. «Hoy vestidos de calle. Nos lo tomamos con humor. No os lo perdáis, que vengo de gala», escribió. «Buenas noches, Gijón. Hoy el concierto está patrocinado por la línea aérea Vueling», saludaría más tarde entre risas.

El concierto empezó con una voz en 'off' diciendo «Ven. Ponte cerca de la puerta», una de sus frases bandera, de la canción 'Que nos sigan las luces', con la que aspiró a ir a Eurovisión. Luego se oyó una grabacióncon el alfred de hace un año diciendo que en un año se veía sentado al piano, dando conciertos. Cuando por fin salió la banda al escenario, se desató la locura. Los gritos debían oirse desde la playa. Sonó '1016', después 'Insurrección', de El último de la fila, 'Que no sigan los lunes'... Y el público se entregó, llegando a cantarle el 'Cumpleaños feliz', pues había cumplido 22 años este mismo jueves. Ovaciones, aplausos, lloros...

Más