«Asturias tiene buen nivel de instrumentistas, es una lástima que no haya caldo de cultivo»

Israel López Estelche con su partitura. / HUGO ÁLVAREZ
Israel López Estelche con su partitura. / HUGO ÁLVAREZ

El compositor cántabro Israel López Estelche estrena mañana con la OSPA su 'Concierto para violonchelo'

P. A. MARÍN ESTRADA OVIEDO.

La Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA) ofrece su primer concierto de 2019 retomando su programación de abono con el estreno absoluto de 'Concierto para violonchelo' de Israel López Estelche (Santoña, 1983) en un programa que incluye también las obras 'Ma mère l'Oye' de Ravel y 'Variaciones sobre un tema original para orquesta, op. 36 Enigma' de Elgar. La cita será mañana en el Teatro Jovellanos de Gijón y el viernes en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, ambas a las 20.00 horas. La pieza del compositor cántabro contará como solista con Adolfo Gutiérrez Arenas, Rossen Milanov en la dirección y se trata de un encargo de la Fundación SGAE-AEOS a través de la OSPA, realizada gracias a la Beca Leonardo de la Fundación BBVA. Previo al concierto ovetense, el autor de la nueva obra mantendrá un encuentro con el público.

A escasas horas de la 'première' López Estelche, en conversación con este periódico, manifestaba haber sentido «una alegría enorme ante el encargo y también una gran responsabilidad ante una orquesta y un solista de ese calibre, unido a la certeza de que con ellos todo va a salir bien». El autor de 'Concierto para violonchelo' subraya además la relación de «cariño que me une a la OSPA desde hace once años, ya que con ella estrené mi primera obra orquestal y he colaborado con la formación en diversas actividades». En cuanto a la experiencia de colaborar con Gutiérrez Arenas afirma que «ha sido muy buena, ambos buscamos en la música objetivos como resaltar la melodía o llevar la tradición a nuevas perspectivas. A partir de ahí hemos trabajado limando los aspectos que a él más le interesaban« y el resultado final lo define como »un auténtico traje a su medida, la obra está hecha realmente para él», afirma.

El hecho de elegir un instrumento como el violonchelo para esta composición le ha resultado especialmente atractivo a López Mastache por «la cercanía que tiene a la voz humana y a mí siempre me ha interesado la música vocal. Trabajar la melodía con un instrumento que te deja aprovechar estos recursos ha sido como una alineación de planetas».

 

Fotos

Vídeos