«Las bandas sonoras son las nuevas óperas»

Hans Zimmer inmortaliza a los fotógrafos. /  EFE
Hans Zimmer inmortaliza a los fotógrafos. / EFE

El compositor Hans Zimmer, autor de la música de las películas 'El rey león' y 'Gladiator', lleva su espectáculo al Teatro Real de Madrid

ÁLVARO SOTO MADRID.

En el Teatro Real de Madrid, el templo de la ópera en España (con permiso del Liceo de Barcelona), sonaron anoche las bandas sonoras de 'Gladiator', 'Misión Imposible 2', 'El príncipe de Egipto' o 'El caballero oscuro'. Y lo hicieron de la mano del alemán Hans Zimmer (Fráncfort, 1957), uno de los grandes compositores de Hollywood, miembro por derecho propio de un podio que completan Ennio Morricone y John Williams.

En un recinto tan particular el compositor presentó ayer su espectáculo, que sirvió para inaugurar el Universal Music Festival. 'The world of Hans Zimmer' ha viajado por grandes escenarios europeos y de hecho, volverá a España en su grandioso formato original (en abril del año que viene en el Palau Sant Jordi de Barcelona y en el Wizink Center de Madrid). Pero ayer, por unas horas, se encerró en un recinto más pequeño, en el que habrá que reducir el tamaño de las pantallas que completan el 'show', aunque en opinión del autor, no extraño para este tipo de música.

Al contrario, cree Zimmer: «El espectáculo se adapta mejor a un teatro lírico que a un estadio porque las bandas sonoras son las nuevas óperas del siglo XXI». El autor alemán se considera un divulgador que confiesa haber luchado contra los sectores más conservadores de la música clásica. «Había un problema en los conciertos: no iba la gente, y daba la impresión de que la música clásica podía matar a la música en general. Y no es porque fuese mal. Lo malo era la actitud, se hizo elitista. Yo soy una persona que cree que solo hay dos tipos de músicas, la buena y la mala», asegura Zimmer.

En este punto, el compositor recuerda que en 1984 participó en Segovia en un concierto de... Mecano. «Yo hago música que la gente pueda disfrutar. Mis raíces están en el pop y en el rock y no me gusta que la música se convierta en categorías en la que la A sea la música clásica y la Z, la banda sonora de una película porno», bromea.

Zimmer defiende el papel de las orquestas y argumenta que, gracias al cine, no están en peligro de extinción. «Se pueden decir muchas cosas malas de Hollywood, sin duda, pero también hay que afirmar que es uno de los pocos sectores que siguen comisionando música a las orquestas», asevera.

Cree el compositor alemán que el cine y la música forman una unión perfecta que responde al interés del ser humano por «conocer historias». «El mundo está cambiando y todo va muy rápido, pero la gente mira su teléfono móvil en busca de historias. Eso es lo que no cambia. Nos encantan las historias y en el cine se cuenta una parte de la historia de la humanidad», destaca.

Compañero de batallas de directores como Ridley Scott, Christopher Nolan, Terrence Malick o Ron Howard, la lista de películas en las que ha participado Zimmer resulta interminable. Pero sobre todas ellas sobresale una, 'El rey león' (1992), cuya música le dio al compositor su primer y, por ahora, único Oscar (ha estado nominado en otras diez ocasiones, la última de ellas, este año por 'Dunkerque'). «¿Me cambió la vida? Bueno, a las cuatro de la mañana me estaba tomando una copa con Claudia Schiffer», ríe Zimmer, que se pone más serio cuando recuerda que aquella película también le marcó emocionalmente.

«En primer lugar, sirvió para que pudiera acudir al estreno con mi hija, que entonces tenía 6 años, la misma edad que yo tenía cuando murió mi padre. Además, en aquel momento tenía un amigo sudafricano que trabajaba en un lavado de coches, en el país todavía existía el 'apartheid' y aquel amigo fue la primera persona con la que hablé», explica. Zimmer contó ayer que ya trabaja en la nueva película de 'El rey león', un estreno que está previsto para el verano del año que viene.

El compositor asegura que tiene una espina clavada, no haber trabajado con el director francés Luc Besson en 'León. El profesional'. «Pero también me gustan mucho las películas que no he hecho yo porque así disfruto con el trabajo que hacen otros», arguye, antes de citar al español Alberto Iglesias como uno de los colegas a los que admira.

 

Fotos

Vídeos