Diana Navarro asalta Poniente con su copla

Diana Navarro fue la estrella en Poniente. / FOTOS: JOAQUÍN PAÑEDA
Diana Navarro fue la estrella en Poniente. / FOTOS: JOAQUÍN PAÑEDA

«Cuánto arte hay en esta plaza», agradeció la artista cuando las parejas rompieron a bailar durante un concierto que combinó clásicos con nuevos ritmos

GUILLERMO MAESE

Era uno de los conciertos más esperados de la programación musical de la semana grande de Gijón y la espera no defraudó a los miles de fans que se reunieron anoche en la explanada de la playa de Poniente para disfrutar del concierto de Diana Navarro. Acompañada por su banda, el gaditano Javier 'El Capitán' -guitarra-, Juan Bandera -percusión- e Iñaki García -piano-, la artista malagueña presentó en Gijón su recien estrenado albúm, 'Inesperado'. Un trabajo artístico que supone un giro vanguardista al estilo de la cantante, que antes centraba su carrera en la copla, la zarzuela o el flamenco y ahora, sin disrupciones, añade nuevos estilos y matices a sus canciones.

El concierto comenzó a las 23 horas y se acercó a las dos horas de duración. «Estamos encantados de estar en las fiestas de una ciudad tan bonita», saludó abanico en mano. Su voz y desparpajo no fue lo único que recibió los aplausos del público ya que durante su actuación, Navarro realizó hasta cinco cambios de vestuario. Comenzó la noche con un vestido de cola coral y encaje blanco para iniciar el concierto con 'Una flor como la mía', 'Moreno', que arrancó los primeros aplausos de verdad, 'Me bebo tus secretos' y 'Cuando venga el amor'. Los descansos entre cada bloque servían para los cambios de vestuario y para añadir emoción e incertidumbre al concierto. El blanco estuvo presente en casi todos sus atuendos, siempre decorados con pedrerías y colgantes. La presencia escénica vestía los temas de su nuevo disco, que sonaron de estreno en la noche gijonesa. A los ya citados añadió: 'Los niños no'; 'Olivia Ovidia'; 'Coral y espuma', 'El perdón'; 'Deseo comprenderte'; 'Adiós', 'Inesperado'; 'La flor del asfalto' y 'Reina de occidente'. 'Sola' es, seguramente, su canción más popular, y se notó. El público no dejó de corearla durante su interpretación. Una selección de temas, en definitiva, que fusionan nuevos títulos con composiciones pasadas, algunas no tan lejanas como las que formaron parte de su anterior disco de estudio, 'Resiliencia'. Y no faltaron los bailes del público, sobre todo en la parte más coplera. «Cuánto arte hay en esta plaza», agradeció Navarro.

Con un vestido verde de cola y un mantón morado llegó el bloque de canciones flamencas y con ellas el final del concierto. Con 'Encrucijada' sacó a relucir su lado más rompedor y evolutivo, al versionar al trap la famosa copla de Marifé de Triana. Una oportunidad para darle poesía del Sur a este estilo musical cuyas letras traspasan muchas veces los límites de lo políticamente correcto.