«Soy erótica todo el año, pero en verano más»

Nerea Vázquez, tostándose en Begoña. / CAROLINA SANTOS
Nerea Vázquez, tostándose en Begoña. / CAROLINA SANTOS

«No tengo un Ferrari ni un chalé de cuatro plantes, pero tampoco los necesito, la verdad» Esta «folclórica asturiana» y «teatrera de serie» se subirá el sábado a las tablas del Jovellanos con 'Horror'

A. VILLACORTAGIJÓN.

Hace cinco años, Nerea Vázquez (Gijón, 1990) grabó unos vídeos con consejos veraniegos básicos como que, «en una fiesta de prau, hay que llevar ropa cómoda pa poder mexar entre dos coches como si tuvieres en tu casa y, cuando acabes, sacúdeste y listo. Los klínex déjalos». Una época en la que «se bebe más que Massiel cuando ganó Eurovisión» y en la que, «cuando suena el 'Asturias' de Víctor Manuel, todo el mundo se agarra como si fuera familia». Pues bien: a día de hoy, a esta actriz y cantante que empezó en el mundo del espectáculo con doce añitos, todavía se lo recuerdan: «El otro día, en les fiestes de Cabueñes, la gente me paraba y me decía: 'Oye, cuando vayas a mexar, sacúdete'. Y a mí me presta un montón porque eso significa que conocen y valoran tu trabajo. Así que, si este verano me veis por ahí, decídmelo, que me gusta: 'Sacúdete'».

-Veo que ya ha estrenado los saraos propios de la época. ¿Había prisa?

-En general, voy por la vida derrapando. Pienso: «Voy a hacerlo todo ahora, que, si luego no lo puedo, ¿qué?». Así que ya corrí mucho y cumplí los sueños que tenía de pequeña, cuando quería ser Thalía. Hice una boda con calesa, de esas que veía por la tele a las famosas, fui madre joven y vivo de cantar y actuar. No tengo un Ferrari ni un chalé de cuatro plantes, pero tampoco los necesito, la verdad.

-Heredó el arte de su güela...

-Sí. A ser folclórica me enseñó ella, que ye de La Camocha. Mi güela Cali ye muy parecida a la Pantoja, así que se podría decir que soy como la nieta de la Panto. Somos muy de sufrir y de disfrutar de ese sufrimiento a la vez. La gente de les mines, en general, ye muy así. Yo soy folclórica y asturiana, dramática y cómica a la vez. Lo de ser teatrera me viene de serie.

-¿De vergüenza cómo anda?

-La tengo toda porque nunca la gasté. Me encanta estar en una cena y ser la alegría de la huerta, contar chistes y hacer reír. Reivindico a Chiquito y a Lina Morgan.

-¿También ha estrenado la playa?

-¡Claro! Tenía muches ganes y el primer día que hizo sol ya fuimos. No vaya a ser que esti añu el verano caiga de martes y yo me lo pierda (Ríe).

-¿Nudista o textil?

-Las dos. Como tengo esta dicotomía en mi vida, o bien nos metemos en San Lorenzo a comer los pies del que tenemos enfrente con los guajes y la tienda de campaña Quechua o voy en plan íntimo a una playa a despelotarme. Soy nudista desde hace poco, pero ya le cogí el punto. Eses coses ye como que cuesten, pero hay que probales. La mi prima díjome el otru día: «Vaya ascu». Y yo: «¿Ascu ver cuerpos desnudos? ¡Eso no puede dar ascu!».

-Pero también le tocará currar...

-También. El sábado estaremos en el Jovellanos con 'Horror', un show erótico-festivo. Yo intento ser erótica durante todo el año, pero en verano más, porque con el calor tienes más ganes de desvestite y de todo en general. Aunque también tiene sus inconvenientes, porque sudes más. Ye la sinrazón de la vida. Un sinvivir.

-¿Vacaciones pa cuándo?

-Una semanina ahora a Alicante y en agosto, a Cádiz, que está lleno de asturianos. ¡Somos una plaga. Buena, pero plaga! Tú vas a cualquier sitio y ves a uno con la camiseta del Sporting. De ahí la mítica 'calle el coño' de Benidorm, donde canté muchos años. Del «¡Coño, fulanito», ¿qué haces tú aquí?». ¡Hay asturianos a maza!

-¿Y a cuántos nos falta un verano o un viajín a Covadonga?

-(Ríe) A muchos. Cada vez somos más. Debe ser la contaminación del aire o lo que comemos, que cada vez tien más plástico.