El Evaristo Valle homenajea a Futer

Un momento del concierto celebrado en el Museo Evaristo Valle. /  FOTOS: AURELIO FLÓREZ
Un momento del concierto celebrado en el Museo Evaristo Valle. / FOTOS: AURELIO FLÓREZ

El recital fue todo un éxito y da paso al Nicolas Gorostidy Jazz Trío, que actúa esta tarde Profesores y alumnos de la academia del músico ruso ofrecieron un concierto en el museo gijonés

RAMÓN AVELLO GIJÓN.

Arkady Futer fue el gran patriarca de los músicos rusos afincados en Asturias. El violinista se estableció en el Principado en 1990 y dejó una honda huella como intérprete, maestro y, sobre todo, como persona generosa y buena. En recuerdo y homenaje a este gran artista y pedagogo, profesores y estudiantes de la Academia de Verano Arkady Futer interpretaron conjuntamente ayer, en el Museo Evaristo Valle, un concierto dedicado a obras de Mozart, Dvorak, Seitz, Weniatski, Shostakovich e Ysaÿe. La Academia de Verano Arkady Futer, fundada en Gijón el pasado año, organiza cursos de instrumentos de cuerda del más alto nivel, impartidos muchos de ellos por discípulos y compañeros de Futer.

El concierto de ayer no solo corroboró la calidad musical de los participantes, sino también esa especial sintonía entre maestros y discípulos. Abrió el recital la versión del 'Cuarteto de Cuerdas N.º 14', K. 387, de Mozart. Natalia Lomeiko, (violín I y violín II), Yuri Zhislin (viola) y Vera Kuligina (cello), maestros, y Katsiryna Zabradotskaya, discípula, interpretaron esta obra que señala la madurez polifónica del compositor salburgués. Una versión dialogante, muy equilibrada y bien acentuada en la polifonía contrapuntística.

El 'Concierto para violín N.º 2' de Friedrich Seitz, violinista romántico alemán, es una obra didáctica que fomenta la expresión. La joven violinista María Boguslavskaya, acompañada por la pianista Yelisaveta Tomchuck, ofreció una versión bien fraseada. Leon Chacbarati y Yelisaveta Tomchuck interpretaron con virtuosismo y fuerza la 'Polonesa Brillante', de Wieniawski. Las violinistas Natalia Lomeiko y Rocío García Pérez, junto con el violista Yuri Zhislin, ofrecieron una versión chispeante, muy rica en color, del 'Terceto de Dovak'.

Shostakovich llegó de la mano de las alumnas violinistas Inés Carvalho y María Boguslaskaya, que acompañadas por Y. Tonmchuck interpretaron dos de las '5 piezas para dos violines y piano', el 'Preludio y la Gavota'. Especial relevancia tuvo la 'Sonata para violín solo N.º 2', de Eugène Ysaÿe, interpretada con furia y una emotividad vibrante por Rocío García Pérez. Conmovedora la interpretación que hace esta violinista de talento sobre la melodía aterradora del 'Dies Irae'. Finalmente, Katsiryna Zabradotskaya tocó el 'Concierto para violín N.º 5 en La Mayor' de Mozart. Un éxito de concierto que refrenda también el éxito que está teniendo este segundo curso de la Academia de Verano Arkady Futer.

El ciclo de conciertos de verano del Museo Evaristo Valle continúa hoy (20.30 horas) con el recital de jazz a cargo del 'Nicolas Gorostidy Jazz Trío', formado por el joven pianista Nicolás Gorostidy, el bajista en el teclado Ilya Goldfard, el batería Xavier Foks y la colaboración del violinista Yuri Zhislin, y se clausurará mañana con la Camerata Tchaikovsky, dirigida por Yuri Zhislin, con la participación del ganador del Arkady Futer Special Price.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos