«Somos un grupo de directo»

Willy, Marina Antiñolo, Armando González y Stefan Jache, en Deva, donde tienen un local de ensayos. /  DANIEL MORA
Willy, Marina Antiñolo, Armando González y Stefan Jache, en Deva, donde tienen un local de ensayos. / DANIEL MORA

El grupo gijonés La noche más larga publica su primer disco 'Aleph', una mezcla de country y folk con muchos matices

J. L. GONZÁLEZ GIJÓN.

Empezaron siendo un dúo vocal, pero han acabado por convertirse en un quinteto que cuenta ya con su primer disco, 'Aleph'. Se trata de La noche más larga, un grupo gijonés que cultiva el power folk con tintes sureños. La génesis de esta banda hay que buscarla en 2015, cuando Stefan Jache y Marina Antiñolo decidieron que era buena idea formar un grupo. «Nació como un dúo acústico con la idea de hacer versiones», señala Stefan Jache.

A partir de ahí, el conjunto no ha hecho más que crecer, tanto en número de integrantes como en planteamiento musical. «Se unió Marino Amorrortu y decidimos empezar a realizar nuestras propias composiciones». Si hay una cosa que ha marcado a este grupo es la calle. Ahí dieron sus primeros conciertos, en espacios como El Solarón, la calle Corrida o los Jardines de la Reina. Hasta que Eduardo Salueña, del Taller de Músicos de Gijón, les ofrece la posibilidad de grabar su primera maqueta. «Ya teníamos cuatro o cinco temas y nos pedía un sonido más eléctrico», recuerda Stefan Jache. Un sonido que llegó de la mano de Willy, su guitarrista. «Grabamos cuatro temas, pero ni siquiera lo sacamos a la luz. Queríamos saber cómo salía en el estudio».

Su participación en el programa 'Arte en la calle' les permitió conocer al que sería el quinto miembro del grupo, Armando González, que toca el banjo. «Ahí fue cuando comenzamos a cultivar el sonido del grupo y a dar conciertos. No decimos nunca que no; hemos tocado en Campo Caso, Rioseco... Donde nos dejan».

Todos esos conciertos les han permitido experimentar en directo el contenido del que es su primer disco. «Hicimos al revés que otros grupos. Primero lo enseñamos y luego lo grabamos», explica Stefan Jache sobre una aventura que les llevó a los estudios Tutú. «La grabación la hicimos en el estudio, pero en directo. El disco salió a la luz en febrero y está funcionando muy bien. Ha sido una sorpresa, la gente se impresiona con el estilo», señala. Un estilo que recuerda a los Eagles o la Creedence y que Jache sitúa entre «el country y el folk con aires espirituales a veces y más punk en otras».

Ahora, el grupo espera más llamadas de salas para poder mostrar su trabajo. «Somos una banda de directo. Intentamos salir de Asturias, pero no es fácil. Salas grandes hay pocas». Por ahora, tendrán una oportunidad de mostrar su trabajo el sábado en el café Lord Byron de Avilés, en plenas fiestas de El Bollo. Un bolo más para un grupo que ama el escenario.