«Lloramos de emoción el día que tocamos con los Stones»

Álvaro Tormo. /  E. C.
Álvaro Tormo. / E. C.

Telonearon en Barcelona a los Rolling en 2017 y hoy presentan su tercer disco en la Sala Albéniz de Gijón Álvaro Tormo Guitarrista de Los Zigarros

MIGUEL ROJO GIJÓN.

Vienen con su tercer disco bajo el brazo a la Sala Albéniz de Gijón (hoy, 21.30 horas, 18 euros). Se titula 'Apaga la radio' y es, sobre todo, rock and roll. Les telonea Angel Wolf (20.30 horas), como ellos telonearon a los Rolling Stones en 2017, en el Estadio Olímpico de Barcelona. Una actuación que les puso en el mapa mundial de la música. Hablamos con Álvaro Tormo, el guitarrista, que junto a su hermano Ovidi es el autor de todas las canciones de Los Zigarros.

-¿No les gusta lo que escuchan en la radio, que nos recomiendan apagarla?

-No nos gusta. No es que tengamos nada contra las radios, en el fondo es un canto a la que había antes. Yo nací en el 83 y en los 90 sonaba de todo, desde Marta Sánchez a Loquillo, AC/DC, Metallica... Había más variedad. Ahora solo hay un tipo de música, sin alma, que no nos gusta. Es música sin peligro, nunca te va a sorprender.

-En este tercer disco parece que se alejan un poco del rock and roll clásico y nos traen sonidos algo más sucios.

-Sí. No lo hicimos a propósito. Hacemos lo que nos sale y esto es lo que tenemos. Elegimos las diez mejores canciones y las grabamos. Quizás es un poco más noventero que los anteriores.

-¿Lo tocarán entero en Gijón?

-Seguramente, y lo que nos apetezca de los dos anteriores. Ahora ya podemos presentar un repertorio completo sin versiones, y llevamos un espectáculo de luces hilado con las canciones. Muy recomendable.

-La producción de Carlos Raya, que trabajó con Leiva, Tarque, Fito, Sabina, Antonio Vega y otros, es una garantía.

-Él es ya como el quinto Zigarro. Éramos fans suyos y ahora somos buenos amigos. Estábamos acojonados al principio, cuando fuimos a grabar el primer disco, pero ahora ya nos entendemos, aunque luchamos por tomar las direcciones que a cada uno le apetece, pero creo que llegamos a acuerdos siempre en favor de las canciones.

-Usted y su hermano son los autores de todos los temas.

-Las canciones las hacemos entre los dos, y creo que este es más personal. En el anterior nos ayudó Carlos con muchos temas. Ahora nosotros se lo presentamos, él nos guía con cosas y variaciones y nosotros lo repensamos y le llevamos el resultado.

-¿Se llevan bien?

-Nos llevamos estupendamente, vivimos los dos en Denia y compartimos pandilla de amigos, vacaciones, gira... Cualquier tarea creativa entre dos personas puede llegar a ser feroz. Aprendimos juntos que uno se tiene que creer la canción que hace el otro. Cuando yo hago una, si a él no le vale, a mí tampoco. Discutimos todo el rato, pero nos reconciliamos muy rápido.

-¿Mató internet a la industria musical?

-Es muy complicado. Creo que internet tiene una parte muy buena, porque cualquiera puede hacer un tema en su casa y sacarlo, pero por otro lado ha hecho que la industria tradicional esté desaparecida. Vivimos del directo, no de vender discos. Doy gracias por poder vivir de Los Zigarros. La gente que viene a vernos hay que tratarlos muy bien, hacer buenos conciertos. Se lo merecen. Los que compran discos y entradas se merecen lo mejor.

-¿Cómo fue eso de telonear a los Rolling Stones? ¿Pudieron hablar con ellos?

-Nos trataron increíblemente bien. Nos dijeron que según acabásemos el concierto podríamos hablar con ellos. Nos los presentaron, nos hicimos una foto juntos... Fueron diez minutos y acabamos llorando cuando se marcharon. Cuando Mick Jagger me preguntó qué tal nos había salido el 'show' se me olvidó todo el inglés que había aprendido... (risas).

-¿Impresionan de cerca?

-En el fondo son personas normales, aunque en realidad eran modelos para nosotros desde siempre. Me acuerdo que Ronnie Wood llegó dando saltitos gritando «¡Sigarros, Sigarros!». Soy muy fan y nunca había podido ir a verlos hasta aquella vez, que fuimos sus teloneros.