Nacho Cano hace historia en el Sonorama

Nacho Cano, al final del concierto, sin camiseta en su típica pose, en el Sonorama. / EFE

Tras más de veinte años sin actuar, el fundador de Mecano abarrota el festival con un concierto junto a grandes estrellas del panorama actual

NIEVES LÓPEZ

Había muchas expectativas en cómo sería la vuelta a los escenarios de Nacho Cano después de más de dos décadas sin subirse a las tablas. Y se cubrieron. Con creces. Podría decirse que ha hecho historia en el Sonorama, pues pocas actuaciones han alcanzado en los 22 años de vida del festival de Aranda de Duero la entrega total del público y la perfecta comunión con los artistas que se logró en la noche del viernes. Ni siquiera la lluvia, que apareció tímidamente en algunos momentos, se atrevió a interrumpir el que está llamado a convertirse en uno de los momentazos del Sonorama Ribera.

Fue Alberto Jiménez, de Miss Caffeina, el encargado de abrir noche. Y por duplicado. Arrancó el concierto con 'Héroes de la Antártida' y continuó con 'El 7 de septiembre'. Poco importaba que el sonido no fuera tan bueno como pudiera desearse en una cita de este calado. Las miles de personas que abarrotaban el recinto festivalero, que por un momento parecieron dejar insuficientes los más de 120.000 metros cuadrados de que dispone, coreaban hasta la última coma de los temas de siempre de Mecano demostrando la plena vigencia de algunas canciones que superan la treintena e, incluso, rozan los 40 años.

Rafa Sánchez, de La Unión, apareció en el escenario para interpretar los dos únicos temas cuya autoría no era de Nacho Cano, 'Syldavia' y 'Lobo-Hombre en París que, sin embargo, sí produjo. Y como era noche de Perseidas, la sucesión de estrellas sobre el escenario fue una constante. Gabriel de la Rosa, de Shinova, fue el encargado de recordar el 'Barco a Venus'. A continuación, la chilena Javiera Mena, atacó 'No controles'. Después de que María Kuve interpretase 'Aire', se produjo uno de los momentos mágicos. Cano explicó que todos los artistas que le estaban acompañando eran excepcionales, «pero si alguien era excepcional, era Camarón». Imposible contar con su presencia, sí que ha podido hacerlo Tomatito, quien durante años acompañó al cantaor a la guitarra y fue telonero de Dire Straits en Gijón. Junto a él interpretó un tema instrumental, 'Por la cara'.

'Un año más' fue cosa de Zahara; Shuarma, de Elefantes, que estuvo en el Botánico de Gijón la semana pasada, se encargó de 'Mujer contra mujer'. Santi Balmes, de Love of Lesbian, que estará este mes en Avilés, interpretó 'La fuerza del destino'. Y Mikel Izal 'Hoy no me puedo levantar'. Rulo, quien fuera cantante de La Fuga y ahora actúa con La Contrabanda, 'Me colé en una fiesta' antes de que Paco Clavel y Rocío, de Las Chillers, hicieran lo propio con Maquillaje. Nacho Cano, junto a Shuarma, cerró el concierto antes de la foto de familia con 'Vivimos siempre juntos', único tema que no pertenece a su época de Mecano, sino a su segundo disco en solitario, 'El lado femenino'. Ovación.