«Nos va la presión»

Componentes del grupo Viva Suecia. :: E. C./
Componentes del grupo Viva Suecia. :: E. C.

Rafa Val actúa esta noche en Oviedo al frente de Viva Suecia, que lleva tres años de gira ininterrumpida

JORGE ALONSO

En apenas cinco años Viva Suecia se ha hecho un hueco a medida dentro del panorama del indie nacional. Su fórmula combina con una precisión palpitante la épica moderada con unos textos que destilan esperanza bien entendida y una actitud optimista, pero no alocada. Pero, sobre todo, se han bordado el arte de la melodía sin dejar a un lado la intensidad, y parecen dispuestos a darle un poco más de colmillo a su propuesta. Por lo pronto, esta noche (21.30 horas) estarán en la sala Estilo de Oviedo de la mano de los conciertos que Mahou programa en recintos cercanos. Hablamos con Rafa Val, cantante y guitarrista del grupo.

-Este tipo de propuestas con patrocinio, en este caso Mahou, parece que han venido para quedarse. ¿Cómo lo ve?

-Bueno, a nosotros nos parece que en este caso hay un interés sincero en la propuesta, no hacen las cosas por hacer o solo por la publicidad, sino que realmente se cuida la idea para ofrecer música en directo. Y todo lo que sea apoyar y favorecer los directos es positivo, y más aún de este modo.

-Más aún si permite disfrutar de un formato en sala y más cercano, con un aforo más limitado y cuidado.

-Hemos tocado muchísimo, este año hemos dado ochenta y pico conciertos, por supuesto en festivales, pero también en muchísimas salas. La verdad es que quien quisiera vernos lo ha tenido fácil y esperamos que siga siendo así, aunque está claro que ambos formatos, festival y sala, son diferentes. En Oviedo, por ejemplo, podremos desarrollar el repertorio de otro modo, atrevernos con medios tiempos y cosas que en un festival no es del todo posible, a no ser que tengas y tengan muy claro que esa es la idea.

-En relativamente poco tiempo han conseguido todo esto que comenta, lo que viene siendo hacerse un hueco. ¿Llevan bien este ritmo tan alto?

-Llevamos tres años de gira, pero si lo piensas no tenemos una vida muy diferente de la que pudiera tener quien no se dedique a esto. Quiero decir que entre semana estamos más o menos en casa, haciendo cosas en nuestra ciudad, y luego llega el fin de semana y ya te pones en modo tocar, y la verdad es que estamos encantados, lo estamos pasando muy bien y no nos apetece parar. Ahora mismo hay veces que pensamos 'pues igual me quedaba una semana y media en casa', pero, en realidad, no nos apetece nada hacerlo. Si le digo la verdad, nos va muy bien la presión. Si nos dan un año para grabar el disco seguramente lo grabaríamos en la última semana (risas). Se lo digo en serio.

-Sus letras describen un mundo que, sin dejar de ser duro, mantiene un aire esperanzado. No sé si les sale con facilidad o tienen que esforzarse un poco.

-El caso es que vemos, como todos, la mierda que nos rodea, pero como todos también, lo que queremos es que las cosas salgan bien, que todo mejore, que lo que hacemos tenga un buen final, y esto acaba filtrándose a las letras, a la música.

-Ya trabajan en un nuevo disco. ¿Puliendo el estilo o buscando un nuevo camino?

-Íbamos a ir por otro sitio, pero no nos salió (risas). Una vez que nos pusimos con lo nuestro la verdad es que sí que hemos ido añadiendo cosas nuevas, detalles, arreglos, algo más de ruido en ocasiones, en otras algo más limpio, de modo que será algo diferente, pero no una ruptura.

-¿Pensando ya en cuándo y cómo lo tendremos a nuestro alcance?

-No, no, aún no. Ahora estamos en el estudio y todavía nos queda mucho por girar con 'Otros principios fundamentales' (su último disco), conciertos como el de Oviedo y más festivales, cosas que ya están cerradas y cosas que aún estamos cerrando. Con calma.