«Los recortes nos han pasado muchísima factura»

La temporada 2019/2020 estará marcada por un homenaje a Beethoven en su 250 aniversario

A. V. OVIEDO.

La OSPA prepara una temporada 2019/2020 «armónica y ecléctica» y en el adelanto que ayer fue aprobado por su Consejo Rector destaca una programación de abono en la que hay un protagonista absoluto: Ludwig van Beethoven, que recibirá un gran homenaje en el 250 aniversario de su nacimiento.

La formación se suma a la celebración internacional con el programa de abono Beethoven 250, que incluirá la 'Sinfonía Eroica' y la obertura de 'Las criaturas de Prometeo' (en noviembre). Pero, además, en su programación extraordinaria, acogerá en junio el Festival Beethoven, donde el público tendrá la oportunidad de escuchar los cinco conciertos para piano del compositor alemán, con Haochen Zang como solista. Y, en el tradicional Concierto Extraordinario de Semana Santa, la sinfónica interpretará la 'Misa en do', con el maestro Kynan Johns a la batuta y el Coro de la Fundación Princesa de Asturias.

Maestros
Carlos Mena, Andrew Grams, Corrado Rovaris, Pablo González, Marzena Diakun, Carlos Miguel Prieto, Josep Caballé-Domenech, Jordi Bernácer, Nuno Coelho, Lina González Granados, Nuno Côrte-Real, Garret Keast, Christoph König, Pablo Rus, Julio César Picos, Lucas Macías o Kynan Johns.
Solistas
Haochen Zang, Benedetto Lupo, Denis Kozhukhin, Antonio Rosado, Simon Trpceski o Juan Barahona (piano); Ning Feng y María Dueñas (violín); Joaquín Riquelme (viola); Kian Soltani (chelo); Maximiliano Martín (clarinete); Eva Meliskova (ayudante de concertino) o Javier Molina (trompa).

La temporada de abono se inaugurará en el Jovellanos y en el Auditorio Príncipe el 10 y 11 de octubre con un programa que incluye el 'Concierto para violonchelo' de Saint-Saëns y la 'Sinfonía nº 9' de Dvorak. Dirigida por el maestro Manuel López Gómez, brillante batuta salida de las filas de El Sistema de Venezela, contará como solista con uno de los chelistas con el que la OSPA mantiene una especial relación: Pablo Ferrández.

Además, la orquesta realizará una gira por Portugal en octubre, regresará al prestigioso certamen Musika Música (Bilbao) y continuará con los conciertos por diversas localidades asturianas, su colaboración con la Ópera y sus programas didácticos.

Habrá música para los amantes del repertorio clásico y barroco, los grandes autores románticos y postrománticos, los compositores rusos esenciales, las melodías españolas y las contemporáneas. Y todo, con un presupuesto que ha sufrido un tijeretazo de «casi dos millones de euros desde 2008», según su gerente, Ana Mateo.

«Los recortes nos han pasado muchísima factura y tenemos menos presupuesto que las orquestas de nuestro tamaño. Se nota en el día a día, en el control del gasto, que tienes que hacer casi al céntimo, en cosas superfluas que hemos tenido que suprimir», confiesa quien sueña «con tener una sección de cuerda completa».