«No recuerdo ningún verano malo»

Marisa Valle Roso. :: JUAN CARLOS ROMÁN/
Marisa Valle Roso. :: JUAN CARLOS ROMÁN

«Dejaría sin vacaciones a los que no saben respetar a los que tienen al lado, sean del mismo sexo o de otro» La intérprete tiene tiempo para todo: componer, ir de gira y asistir a fiestas de prau

P. A. MARÍN ESTRADAOVIEDO.

Marisa Valle Roso (Langreo, 1987) vive un verano fructífero en lo creativo mientras se mantiene en ruta con su gira 'Consciente'. Entre canción y canción aún le queda tiempo para escaparse a la playa, a una fiesta de prau o quedar con sus amigos. «Escuchar a los demás -afirma- es siempre inspirador».

-¿Cómo lleva el verano?

-Está siendo muy creativo, estoy escribiendo y componiendo canciones. Preparando cosuques, porque el resto del año hay menos tiempo. Sigue la gira y la próxima semana estaré en Granada, en el Parapanda Folk.

-Dice que ahora tiene más tiempo. ¿El clima también favorece la inspiración?

-Claro, aunque no haga bueno. Los días grises aprovecho para leer, reflexionar o quedar con gente, tomar algo con ellos en una terracina, hablar y escuchar a los demás, que siempre es inspirador.

-¿Alguna escapadina?

-Este fin de semana me voy a Letur, el pueblo de Rozalén. Organiza un festival y pasaremos allí unos días disfrutando con músicos impresionantes como Kiko Veneno, Delaporte, Carmen Boza. Habrá más, aunque en este oficio es difícil hacer planes.

-¿Es de playa o solo de chapuzón?

-Me gusta, aunque no vaya mucho y enseguida busque sombra. Tomar vitamina del sol no está mal, se necesita, y en Asturias tenemos playas muy guapas donde tira el airín y da gusto.

-¿Un cantarín para llevar en la maleta?

-Metería un disco de Colectivo Panamera. Aparte de ser amigos, hacen una música que anima a disfrutar de la vida. Los llevaría en un viaje largo.

-¿A quién dejaría sin vacaciones?

-A los que no saben respetar a quien tiene al lado, sean del mismo sexo o de otro. Esos, los primeros, aunque hay bastantes más.

-¿Y qué le produce un 'respigu' ?

-Las muestras de solidaridad, cómo la gente apoya a otros cuando lo necesitan. En Asturias y en la cuenca eso sigue muy presente por la tradición de la minería. Esas cosas me respigan.

-El 'dar tira' que canta con Chus Pedro, ¿un bien exportable para estos tiempos?

-Por supuesto. Es un orgullo y un ejemplo muy necesario ahora que para algunos todo por lo que lucharon nuestros antepasados parece que no significa nada.

-Nuestras fiestas de prau, son otra seña de identidad...

-Claro y a mí lo único que me fastidia es perdérmelas. Si puedo siempre me escapo a disfrutar de eses fiestines que son algo muy nuestro. Hay que tirar por ellas.

-¿Cuál es su peor enemigo, el reguetón o el botellón?

-Bueno, el reguetón ye lo que gusta a mucha gente y entiendo que la economía esté mal para los jóvenes, pero hay que ponerse en el lugar de quienes trabayen por sacar una fiesta adelante y para eso tenemos que colaborar todos. Así que peor el botellón.

-¿El recuerdo de un verano inolvidable?

-Los que vives de neña son siempre especiales, como si las horas se estirasen. Dábate tiempu a facer tantes coses que llegabes a cansar. Y guardo cariño de los veranos en que empecé a dedicarme a la música y a salir por ahí. En realidad no recuerdo ningún verano malo.