Al rescate del olvidado Juan Vásquez

El patio del Antiguo Instituto, lleno de nuevo para la segunda jornada del Festival de Música Antigua de Gijón. /  DANIEL MORA
El patio del Antiguo Instituto, lleno de nuevo para la segunda jornada del Festival de Música Antigua de Gijón. / DANIEL MORA

Los Afectos Diversos, con dirección del gijonés Nacho Rodríguez, triunfan en el segundo recital de Música Antigua

LAURA ARAUJO GIJÓN.

Los Afectos Diversos, el grupo que dirige el gijonés Nacho Rodríguez, ofreció ayer dentro del Festival de Música Antigua de Gijón un concierto dedicado a rescatar del olvido la figura de Juan Vásquez. Poco se sabe de este músico, pero sí que sus obras eran muy apreciadas en el siglo XVI, pues fueron publicadas por algunos de los grandes vihuelistas en años posteriores. Natural de Badajoz y sacerdote, recientemente se ha podido fijar su muerte en Sevilla, en 1563. Entre ambas ciudades se movió el autor a lo largo de su vida. El propio director dio la bienvenida al público, que llenaba por segundo día consecutivo el patio del Antiguo Instituto de Gijón, y pidió disculpas de antemano si había pausas, pues «a causa de la humedad, a veces hay que afinar de nuevo los instrumentos, que tienen cuerdas de tripa natural».

El programa preparado por el grupo incluyó una amplia selección de la antología de Vásquez 'Recopilación de Sonetos y Villancicos a quatro y a cinco' (Sevilla, 1560), además de algún ejemplo, como 'Por qué me besó Perico', incluido en su obra profana 'Villancicos i canciones' (Osuna, 1551). Cada una de las piezas era también comentada por Rodríguez, ofreciendo una suerte de concierto didáctico tan al uso de este festival, que trata de acercar al público obras prácticamente desconocidas, en este caso de la época Renacentista. Comenzó el recital con la pieza que daba nombre al conjunto, 'Si no os hubiera mirado', para después seguir con el resto de temas, agrupados en diferentes bloques.

El primero, compuesto de tres piezas, daba forma a la discusión entre dos amantes. El segundo reflejaba la nostalgia de quien está lejos de su tierra. Después se le daba voz a una mujer, que recordaba su juventud, y así hasta un total de siete grupos de canciones, a las que pusieron música y voz el propio Nacho Rodríguez, tenor, órgano y director del conjunto; la soprano Cristina Teijeiro; el alto Flavio Ferri-Benedetti; el tenor Luís Toscano; el barítono Manuel Jiménez; Javier Cuevas, al bajo; Manuel Minguillón con la vihuela, Manuel Vilas, al arpa de dos órdenes, y Sara Ruiz, con el violone en Sol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos