«Es necesario mostrarle a la gente que los descubrimientos de El Sidrón son útiles»

Víctor Velasco, Patricia Ferrero, Genaro Alonso y Santiago García, en la firma del convenio. /  E. C.
Víctor Velasco, Patricia Ferrero, Genaro Alonso y Santiago García, en la firma del convenio. / E. C.

Principado, Ayuntamiento de Piloña, CSIC y Universidad de Oviedo firman un protocolo que garantiza la protección, investigación y difusión del yacimiento

ENRIQUE CARBALLEIRA PILOÑA.

La cueva de El Sidrón, donde se descubrieron un total de 13 neandertales que acabaron sus días ocultos bajo el lodo de la gruta emplazada en la parroquia de Borines, en el concejo de Piloña, recibirá durante los cuatro próximos años un impulso firme para seguir desentrañando los enigmas de las características y comportamiento de sus antiguos moradores.

El centro que alberga la muestra permanente que resume el conocimiento científico sobre ellos, ubicada en Infiesto, acogió ayer la firma del protocolo que protegerá este tesoro arqueológico, a la vez que fomenta su investigación y lo difunde y promociona. El protocolo fue aprobado por el Consejo de Gobierno celebrado el pasado 20 de febrero y ratificado ayer.

El Gobierno de Asturias, el Ayuntamiento de Piloña, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Oviedo son los cuatro soportes sobre los que se desarrollará este documento. Para su gestión y coordinación está previsto que se cree una comisión de seguimiento integrada por el arqueólogo César García Castro, en representación de la Consejería de Cultura; el biólogo y paleoantropólogo Antonio Rosas, por parte del CSIC; el prehistoriador y arqueólogo Marco de la Rasilla, como representante de la Universidad de Oviedo e Iván Allende, alcalde del concejo piloñés.

El texto del documento, rubricado bajo la tenue luz de la sala que acoge las réplicas de algunas piezas localizadas en el yacimiento, establece como objetivos fundamentales la protección y conservación de la cueva, apostando por la continuidad de las investigaciones científicas. Otro apartado clave será la promoción de actividades docentes, impulsando eventos y encuentros científicos que faciliten el conocimiento y relevancia de las labores realizadas.

El consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, aseguró que este protocolo «refrenda el compromiso, firme y ya existente, del Principado con el yacimiento de El Sidrón, enriquecido siempre por la colaboración entre las instituciones firmantes».

Precisamente la colaboración entre instituciones fue otro de los aspectos que alabó el vicepresidente de Organización y Relaciones Institucionales del CSIC, Víctor Velasco, «logrando una línea de investigación que afecta a varias disciplinas, estudiando nuestro pasado y viendo nuestro presente y nuestro futuro». Añadió además que «estamos ante una historia de éxito con cuestiones muy complejas y una labor que no responde a investigaciones al uso, sino que comprende una obra de geología, antropología, genómica, biología... estamos aprendiendo cómo hemos evolucionado. Es necesario mostrarle a la gente que los descubrimientos de El Sidrón son útiles».

El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, se mostró muy satisfecho por la investigación desarrollada hasta ahora y por la firma de este protocolo que calificó de «acuerdo ejemplar». Añadió además que esta iniciativa «nos produce mucha ilusión, en primer lugar por los investigadores, pero también por la sociedad». En su opinión la cueva y sus tesoros prehistóricos, «se revelaron como excepcionales, al igual que es extraordinario el equipo de investigación, responsable de extraer una información que creemos crucial para iluminar la penumbra por la que vamos descifrando la evolución humana».

La alcaldesa en funciones de Piloña, Patricia Ferrero, agradeció la labor de los investigadores ya que «gracias a su trabajo hemos podido llegar hasta hoy y Piloña está en el mapa mundial de los yacimientos neandertales». También mostró el compromiso del Consistorio por la investigación y divulgación de la cueva y sus conocimientos.